viernes, 11 de mayo de 2007

EL ESPEJO

A veces creo que eres mi amigo, porque estás ahí todas las mañanas cuando me levanto. Pero un amigo de los que te dicen las cosas a la cara, a pesar de que callas. Muerdes con la boca cerrada. Estás ahí como diciendo: ¡vaya cara que tienes esta mañana!. ¡Qué viejo estás!. Y te lavas la cara, como si con eso tirases por el desagüe las arrugas, y las marcas que han dejado en ti el paso de los años. No puedes atravesarlo, como hizo Alicia en el país de las maravillas, y sientes deseos de hacerlo añicos. Pero él mismo se autoprotegió, inventando una absurda superstición que dice que si lo rompes tendrás siete años de mala suerte. Y caes en la cuenta de que el espejo no es real, pues nos devuelve nuestra imagen invertida, luego nos engaña. Alicia se dio cuenta, y lo utilizó para leer el libro de poesía invertida que encontró, reflejándolo en el espejo. O sea, que si nos vemos bien al mirarnos en el espejo, en realidad estamos mal. Quizá por eso Alicia tuvo la tentación de atravesar el espejo para ver cómo era el mundo al otro lado, pensando en la utopía de que sería mejor que éste. Y el mundo era al revés, sin pies ni cabeza. Claro, que así les parecía a los seres que habitaban ese mundo respecto de Alicia. El verdadero espejo es cómo te ven los demás, que es cómo deberías verte tú; y no una imagen invertida en el espejo, que en realidad no refleja cómo eres.
http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

No hay comentarios: