domingo, 22 de julio de 2007

NOTICIAS CURIOSAS

Aquí va otra ronda de noticias curiosas. La primera ocurrió en un hotel de la India dónde se hospedaba un turista de Corea del Sur. El turista denunció a un mono que le robó unas gafas de unos 72 euros. Ante la imposibilidad de detener al mono, porque de noche todos los monos son pardos, el turista insistió en la denuncia porque así podría cobrar el dinero del seguro al llegar a su país. No era tan tonto este coreano, ah no.
Otro que su metió en un lío jurídico, fue un ciudadano rumano que demandó a Dios porque, según él, incumplió su promesa de mantenerlo lejos del mal camino, y por ese motivo terminó cometiendo un asesinato. Por supuesto, la justicia rumana se pronunció a favor de Dios y aseguró que no podía procesarlo por carecer de un domicilio real. Estos no saben que Dios está en todas partes. O tenían miedo a que después el Todopoderoso tomara represalias, y los mandara al infierno. Además, no dice la Biblia que al final de los tiempos juzgará a vivos y a muertos, eso, y no al revés.
La tercera noticia está localizada en Alemania, dónde un conductor de autobús amenazó con bajar del mismo a una joven de 20 años porque su escote le distraía. Lo curioso es que la empresa de autobuses, le dio la razón al conductor. Precaución amigo conductor, cuidado con las curvas, cuidado con la “tetación”, que por mirarse-nos la pegamos.
La última noticia viene de la India, dónde una empresa pondrá en el mercado unos preservativos con sabor a tabaco. Así se podrá ahorrar el cigarrito de después, con una “chupadita a la colilla”, se mata el gusanillo. O incluso hacer chicles de esos que saben a tabaco. Un buen sustituto desde luego para dejar el tabaco. Para ellas, claro.


http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

1 comentario:

Revertiano dijo...

Yo también te cuento una del exótico oriente.
El escritor y Premio Nobel chileno, Pablo Neruda, fue diplomático y estuvo de cónsul y embajador de Chile en muchos sitios.
Su primer destino fue Birmania (actual Mianmar). En su capital, Rangún, cuando llegó al hotel se dio cuenta de que no había tinta en la habitación. Se dirigió a la recepción y pidió tinta en inglés: "ink".
Como no lo entendían, lo repitió varias veces: "ink, ink, ink".
Aquellos birmanos creyeron que se trataba de un juego de aquel rostro pálido loco, y por ser amables y complacerle repitieron con él "ink, ink, ink".
En su desesperación, Neruda les habló en español algo así como "¿Pero cómo se dirá tinta en birmano?"
Ellos, al oír la palabra, dijeron "tinta, tinta", y le trajeron un tintero para cargar su pluma.
Desde entonces, Neruda ya supo para siempre que en birmano tinta se dice "tinta".
P.D.: ¿Acaso esta palabra fue llevada a Birmania, y allí fue aceptada, por marinos españoles, o por filipinos cuando Filipinas era colonia española? Vaya usted a saber.