domingo, 1 de julio de 2007

TÓPICOS

Bueno, aquí va otro monólogo que espero os entretenga.

TÓPICOS.

Vamos a hablar hoy de los tópicos. Porque la verdad, ¿quién no se ha creído lo que cuentan de tal colectivo, o de tal etnia, o gente de un lugar concreto? Por ejemplo, seguro que han oído hablar que las mujeres conducen fatal. Nada más falso. Mi mujer por ejemplo, cuando vamos en el coche, contínuamente me va diciendo: -¡Ten cuidado con el semáforo, que ha cambiado! ¡No adelantes ahora! ¡Frena! –Madre mía, ¡me vas a volver loco!, que frene ¿por qué? –Porque está ahí la Guardia Civil. La Guardia Civil, otro tópico. ¿Por qué siempre creemos que nos van a parar y multarnos?, ¿o a pedirnos algún papel que no tenemos? Porque cuando los vemos por la carretera, es cómo si nos picara una avispa en el pie derecho. Y luego, a ver quién tiene narices de adelantarlos. A ver dónde está el listillo que venía desde atrás adelantando a todos, anda, adelanta ahora. O cuando te los encuentras en un control de esos para pillar drogas. Y piensas: -Verás como me paran a mí. Bueno, yo no llevo drogas. Y de pronto piensas, ¡coño, ayer se derramó un poco de harina en el maletero cuando compré en el super!, y te pones de todos los colores. Pasas despacito, saludándolos, ¡qué educado!, y que a gusto que te quedas que no te hayan parado. Los parados, otros que son víctimas de los tópicos. Que todos creemos que es que no quieren trabajar, y que son unos vagos. ¡Pues no he visto yo parados que están trabajando, vamos! Eso sí, honrados como ellos solos. Si encuentran un trabajo, lo devuelven. Otro tópico muy extendido es que los hombres siempre estamos pensando en el sexo, como si fuéramos unos animales, vamos. O si no, el tópico de que las rubias son tontas. Fíjense dónde ha llegado Sofía Mazagatos… Bueno, no sé dónde ha llegado, pero a algún sitio habrá ido a parar. Que a propósito, ¡qué buena estaba la rubia esa que le pregunté el otro día si quería acostarse conmigo, y me dijo que no tenía sueño! Y que me dicen de eso que dicen que los negros tienen un tamaño especial, vamos lo de su atributo sexual. Bueno, que por lo visto en algunos vídeos (según me han dicho, eh, que yo no he visto ninguno), más que atributo, es atribulto. Que luego está el otro tópico, ese que hemos inventado los blancos, “el tamaño no importa”, para contentarnos con lo que tenemos. Vamos, que el otro día la mujer de un amigo mío, yo no ¿eh?, viendo un vídeo de esos, le dijo a mi amigo: -¿Has visto?, y mi amigo: -Qué. –Eso que le cuelga. Y mi amigo, como intentando conformarse: -Un pene. Y la mujer dejando nuestro orgullo blanco por los suelos: -¿Un pene? Si eso es un pene, lo tuyo es una pena, vamos. Y los tópicos religiosos, qué me dicen. Pero por Dios, y nunca mejor dicho, ¿alguien ha estado en el cielo, para decir que hay gente vestidita de blanco, con alitas, y untando Philadelphia en el pan? ¿O que en el infierno hay unas llamaradas, a pesar de las cuales no te quemas, y que hay gente con rabo, cuernos y cara de mala leche? Rabo, cuernos, cara de mala leche, y estás ardiendo por dentro pero no te quemas; a mí esto me recuerda a un marido que pilla a su mujer cometiendo adulterio. Y qué me dicen de la mala fama que tienen los funcionarios. Que parece que los estamos viendo, con los pies en lo alto de la mesa, y leyendo tranquilamente el Marca. Por Dios, con lo eficientes que son. Fíjense si trabajan, que a las doce ya lo han hecho todo. Además, que tendrán que informarse cómo ha quedado el Madrid, que si no, qué tema de conversación van a tener. Y fuera también tienen sus tópicos, eh, no se crean. Por ejemplo, en el extranjero piensan que aquí vamos todos vestidos de toreros y las mujeres con trajes de sevillana. ¡Claro, que esperamos! ¡Con esos souvenirs que les vendemos! Claro que a partir de ahora, con esto de los televisores planos, les venderemos otras cosas, y verán cómo no nos ven así. Que nosotros también los vemos a ellos colorados como un cangrejo, en pantalones cortos, y en los pies calcetines y sandalias. Y a todas horas, comiendo paella, y bebiendo cerveza o sangría. Y los chinos. Esos si que tienen tópicos. Para empezar está el tópico de que detrás de la cócina de un restaurante chino, o en el sótano, hay un montón de chinos trabajando ilegalmente, fabricando “no sé qué”. Y que en el restaurante chino, nos sirven gato en vez de conejo, y por eso no se ven gatos por la zona. O que no se hacen entierros de chinos, porque en realidad los pican para cocinarlos y servirlos en el restaurante. También, y volviendo a los tópicos sexuales, habremos oído que masturbarse te deja ciego. Nada más lejos de la realidad. No tendría la ONCE suficientes cupones para que vendiesen tantos ciegos. Como mucho, se te nubla un poco la vista, pero después ves bien. Eso me han dicho, eh, que yo tengo una vista de lince. Y no tengo espinillas. Y estos callos de las manos son de…, de cavar en el huerto, no sean mal pensados. Y los pobres de Lepe, la de chistes que han hecho a costa de su supuesta brutalidad. Que llegué yo un día a Lepe, y no vi a nadie. Bueno, si, me encontré a una persona y le pregunté que dónde estaba toda la gente. Y saben lo que me contestó. Están todos en los chistes. Por último, está el tópico del fútbol. Que el Real Madrid es el equipo del Gobierno. ¡Por Dios, qué barbaridad! Si el Real Madrid fuera el equipo del Gobierno, por qué todos los gobiernos iban a pactar con Cataluña. Bueno, no se crean todo lo que cuentan por ahí de un colectivo, sexo, raza o pueblo, porque la gente es muy exagerada, y tienden a aumentarlo todo, lo he oído millones y millones de veces.

http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

No hay comentarios: