jueves, 13 de septiembre de 2007

BICHOS QUE SE ARRASTRAN

Las noticias locas de esta semana ven dedicadas a los reptiles, esos maravillosos animalitos que a muchos de nosotros nos ponen los pelos de punta. La primera ocurrió en Egipto; donde un joven saudí pretendía sacar ocultos en su maleta con destino a su país, cocodrilos, serpientes y camaleones.
Hallan en unas maletas cocodrilos, serpientes y camaleones. Esto es lo que se llama una maleta forrada de piel de cocodrilo, pero por dentro. El cargamento estaba compuesto por cinco cobras, cuarenta camaleones y doscientos sesenta y cinco bebés de cocodrilo. Los animales fueron llevados al zoológico de Guizeh, y el “reptilómano” fue autorizado a regresar a su país.
La segunda noticia tiene también como protagonista a un cocodrilo. Este saurio se encontraba en Miami, y no se le ocurrió otra cosa que comerse un perro que se encontraba en el jardín de una zona residencial. El bicho en cuestión tenía tres metros de largo, y se zampó un perro de raza boxer, sin pan ni nada. No sé a que viene tanto escándalo por comerse un perro; quién no se ha comido un perrito alguna vez, ¿verdad?.
La última noticia ha tenido lugar en nuestro país, más concretamente en Galicia. Una familia de Ferrol encontró en el inodoro de su casa una serpiente pitón de dos metros de longitud. El reptil se le escapó a un vecino del mismo bloque, y llevaba desaparecido dos días. Alertados por los inquilinos de la vivienda donde el reptil logró colarse, efectivos de la policía local y de los bomberos se personaron en el lugar donde, posteriormente, localizaron al dueño de la pitón que la retiró del cuarto de baño donde había aparecido. El matrimonio y los dos hijos que residen en el piso donde fue hallado la pitón reconocieron que todavía no han conseguido sacarse el susto del cuerpo. Y es que, aprovechando que estaban en el baño, se podía decir que el susto “fue para cagarse”. Lo que yo no sé a qué viene asustarse tanto por una pitón en el baño. Yo siempre que voy a orinar veo una, aunque no tan grande. Creo que por el tamaño debe ser un pito, y no una pitón.
Para terminar con los reptiles, os dejo con un vídeo que pone los pelos de punta hasta a los calvos. Es un niño de la India que juega con una cobra. Para ellos jugar con una cobra, será como para nosotros jugar con el perro. Aún así, yo creo que le habrán arrancado los dientes a la serpiente, porque sino es para quitarles la custodia a los padres. En cualquier caso, se demuestra lo que hemos oído muchas veces de “que los animales no suelen hacer daño a los niños”. Y es verdad, porque yo he visto hacer cosas a perros y gatos, y éstos no atacaron al niño en cuestión. Además, en este vídeo, no se le ve a la cobra que abra la boca, sólo golpea al niño en la cabeza.




http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/