lunes, 29 de octubre de 2007

LADRON LISTO, LADRON TONTO Y JUEZ TORPE

Vamos a comenzar la semana con un repaso a las noticias curiosas, que hoy tratan de ladrones y jueces.
La primera es de un alemán que robó más de un millón de tornillos a su empresa y luego los sacó a la venta a un precio más barato en Internet. Durante años el empleado de una planta de ensamblaje de 33 años sustrajo entre dos mil y siete mil tornillos por las noches, que luego subastaba por Internet. Se estima que el material sustraído podría haberle costado a la empresa 110.000 euros. Y es que hay gente con un magnetismo personal...
La segunda noticia es de un ladrón bastante más torpe. En Little Rock, Arkansas - EE.UU., (por cierto, que bien suena eso de "Little Rock. Porque en español sería "Piedrecita". ¿Dónde vives? En Piedrecita. No mola, no). Como decía, allá en USA, un atracador intentó robar un banco justo delante de un policía uniformado. Además, no llevaba armas, y fue grabado en vídeo que podéis ver a continuación. El torpe ladrón de 21 años dejó una nota en la mesa del cajero informándole del robo, pídiéndole después que depositara el dinero en una bolsa que le entregó. Justo en la mesa de al lado se encontraba el policía de uniforme que estaba libre de su servicio, descansando; que procedió de forma limpia, sin sacar su arma, a detener al aprendiz de caco. Curiosamente, consiguió zafarse del policía y salir del banco; pero el agente pidió ayuda por radio, y sus compañeros lo detuvieron cinco minutos después en una casa próxima. Ingresó en prisión acusado de atraco, resistencia a la policía y fuga. Parece un tío salido de un comic, me recuerda al "Makinavaja" que salía hace años en una serie de la tele.



La última noticia le ha ocurrido a un juez argentino que ha sido víctima de sí mismo. El juez se impuso una multa a sí mismo como pena para pagar las costas de una demanda por cometer un error procesal en una presentación contra el Estado. El magistrado había intervenido en el caso a partir de una denuncia presentada tres años antes por la madre de un menor que sufrió una lesión mientras participaba de un acto organizado por el estado provincial. En aquel momento, el juez abrió la causa que posteriormente fue encauzada como un trámite ordinario, pese a que lo correcto era iniciar un sumario por daños y perjuicios, según fuentes judiciales. Después de enviar la demanda al estado provincial, Antoun se dio cuenta del error y decidió enmendar su equivocación: declarar la nulidad del procedimiento y ordenarse a sí mismo pagar las costas de la abogada que patrocinó al Estado, según consta en una resolución judicial. El magistrado abonará a la letrada unos 7.000 pesos (1.560 euros), el máximo que fija la ley, según indica el juez en su resolución. El juez tomó esa decisión al reconocer su error, y comunicar que su filosofía de vida es que toda persona debe hacerse cargo de sus errores, y más cuando uno es juez, ya que él debe dar el ejemplo de cómo uno es justo. Hay que reconocer, que aunque el juez fue un poco torpe, se comportó con justicia, cosa que hay que alabarle.
http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/