miércoles, 11 de junio de 2008

LETRA COMO CARTEL

Y es que con tantos posts de carteles, a uno se le acaban los títulos; así que me he inventado este, que es un palíndromo, y que define un poco lo que es un cartel: "Letras como carteles", o sea, que los carteles se hacen con letras. ¡Vaya una perogrullada, me diréis; pero es que me parecía una ocasión ideal para combinar una afición (los palíndromos), que a su vez dan nombre a este blog, con una sección tan prolífica como la de los "carteles y señales". Y dicho esto, vayamos con esas fotos que estáis deseando ver.



A saber qué partes del cuerpo se habrán lavado en ese lavabo para que hayan tenido que poner ese cartel.

Siguiendo con los carteles que ponen en los servicios públicos, aquí tenemos otro curioso. Un poco caro te sale hacer tus necesidades aquí. Y por cierto, ¿quién controla lo de los pedos?, ¿y si se tira uno de esos silenciosos, que se queda allí al lado para ver si huele?.


Que yo sepa, las únicas que alumbraban con sus partes íntimas, eran las mujeres (por aquello de "alumbrar a l@s hij@s"); pero al que hizo estas tapas del alumbrado público de Zaragoza, le traicionó el subsconciente. A no ser que tenga por pene una luciérnaga.




¿Y tanta "movida" por una lata?, ¡no me des la lata!, o dásela, mejor.


Después de ver esta señal, habría que cambiar ese refrán que dice que "todos los caminos conducen a Roma" por el de "todos los caminos conducen a a la Ronda de Dalt".


¡Ah, si los perros hablaran!. O leyeran.


Este es el típico provocador que quiere meterse en líos con cualquiera. Bueno, con cualquiera que desconfie de su mujer.


Este se puede decir que fue "pescado" in fraganti desobedeciendo la señal.


¿Pero de verdad hay alguien que fabrica estas cosas?, y no sólo eso, ¿si es verdad que se fabrican, hay gente que las compra?.


Aquí se ve que se les olvidó quitar el cartel, porque el jardín parece que hace tiempo que desapareció.


Traduzco el cartel, porque merece la pena hacerlo. Una forma muy original de pedir algo con su toque de ironía y doble sentido. Y una duda que tengo, ¿si se refieren a ese tipo de bolas que todos pensamos, que les quitan a las mujeres?. O peor todavía, ¿es que en ese campo de golf no consideran personas a las mujeres?.



Este tiene un toque original parecido al anterior, con un fino sentido del humor. Y traduzco también, porque merece la pena: "Aquellos que lancen objetos a los cocodrilos, se les pedirá que los recuperen".


¡Como que las bragas no se cambian!, ¡hay que ser más limpia hombre! Por lo menos hay que cambiarse de bragas a diario.


Pues nunca mejor dicho, con lo que cobran los bancos por las hipotecas, este debe ser el banco de muchas personas que no pudieron pagar la hipoteca.


Otro cartel de esos que avisan. Traduzco: "En esta localidad tenemos dos cementerios y ningún hospital".


Otro para traducir, y para volverte loc@: "Aviso - Bar Público. Nuestro bar no está actualmente abierto, porque está cerrado. El dueño."


Otro parecido al anterior, y para nota. Creo que no hace falta traducir, pero por si hay algún despistad@ aquí tenéis: "Siempre abierto. Cerrado."


¡Qué forma tan "fina" de pedir las cosas, haciendo creer que es por el bien de los clientes (borrachos)!.


Estas señales no me diréis que no son graciosas. No sólo prohibe la circulación de perros, sino que además prohibe también la de perros montados en bicicleta (son dos señales distintas).


Este cartel seguramente va dirigido a aquell@s que muchas veces se ensañan con las máquinas por que no saben manejarlas.

Y el último, para cargarse el poco romanticismo que va quedando en este mundo.



http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

1 comentario:

Faby Irías dijo...

Carteles MUY originales....