sábado, 15 de noviembre de 2008

LA VIDA DE UN PSICOANALISTA

La vida del psicoanalista debe ser dura. Imaginaos lo que tiene que ser estar todos los días oyendo los problemas de los demás para intentar darles una solución; y sobre todo, teniendo en cuenta que mucha gente de la que asiste a su consulta, son complicad@s de entender. No quiero decir con esto que estén locos, no; pero en un momento dado, pueden volver loco al psicoanalista. Para que los entendáis a ellos, a los psicoanalistas, aquí tenéis algunas frases que explican cómo es la vida de un psicoanalista.

No enferman, somatizan.

No estudian, subliman.

No tienen ocurrencias, tienen insight.

No se equivocan, tienen actos fallidos.

No cambian de idea, resignifican.

No hacen disparates, despliegan su creatividad.

No hablan, verbalizan.

No conversan, puntúan.

No responden, interpretan.

No dicen estupideces, asocian libremente.

No se desahogan, hacen catarsis.

No te bancan, te contienen.

No hablan por teléfono, se comunican de inconsciente a inconsciente.

No son pesados, tienen una ligera compulsión a la repetición.

No resuelven sus problemas, elaboran sus conflictos.

Los psicoanalistas no se enamoran, hacen transferencia.

Los psicoanalistas no padecen la crisis, están atravesados por el malestar.

Los psicoanalistas no tienen sexo, liberan la libido.


http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

2 comentarios:

Doux.deliré dijo...

excelente! me gusto mucho, es gracioso. Soy estudiante de psicologia y adoro el psicoanalisis! :)

Saludos...

Anónimo dijo...

I want not acquiesce in on it. I think polite post. Expressly the title-deed attracted me to review the intact story.