jueves, 4 de diciembre de 2008

LA QUE SE NOS PUEDE VENIR ENCIMA (O NO)

No sé si lo que dice este periodista americano llamado Hal Turner en el vídeo de más abajo puede ser tomado en serio, o se trata de otra campaña para alarmarnos con noticias sensacionalistas que buscan el protagonismo de quien las da.
En el vídeo nos habla este periodista de la creacion de la Union Norteamericana y la acuñación de su moneda, el Amero. También habla de un supuesto cargamento con 800 mil millones de ameros enviados a un Banco de China, y después nos habla sobre su programa de radio y como éste fue removido supuestamente por amenazas del gobierno y de otras fuentes de comunicacion. Este señor es un extremista, que además es racista y promueve el antisemitismo, lo cual puede hacernos dudar de todo lo que hable. En favor suyo, podemos decir que es un hecho real que la deuda pública de Estados Unidos crece continuamente, y sólo podría pagarse devaluando muchísimo el dólar o cambiando a otra divisa las deudas anteriores.

Si realmente esto que dice este tipo fuese verdad, tendríamos que plantearnos si al gobierno o las personas más influyentes por su capacidad económica les interesaría que el dólar se devaluase a dos centavos de amero, porque de ser así, las deudas que tienen contraídas los americanos casi desaparecerían, con lo que los beneficiarios seríamos ellos mismos, y no los más ricos. Además, la moneda que muestra en el vídeo, se puede comprar a través de un portal de Internet por unos 15 dólares.


Después de haber visto este vídeo, el pasado 26 de noviembre leí en la prensa la siguiente noticia, la cual me puede hacer pensar si este señor podría tener algo de razón:

El plan de la Reserva Federal cubrirá hipotecas y créditos al consumo y a 'pymes' - El banco central intenta prevenir la deflación al inundar de dinero la economía
SANDRO POZZI - Nueva York - 26/11/2008

Las autoridades de Estados Unidos están dispuestas a usar toda su artillería para atacar a la crisis financiera más grave desde la Gran Depresión. Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal, ha asumido el protagonismo para inundar la economía de dólares y combatir a un tiempo la amenaza -ya realidad- de la recesión y el fantasma de la deflación. Bernanke, un experto en crisis financieras, puso en marcha ayer una dramática inyección de 800.000 millones de dólares (unos 615.000 millones de euros) en la economía para animar el crédito a las familias y a las pequeñas y medianas empresas.
Una de las medidas de ayer es similar al fondo español de compra de activos
Las medidas de ayer exceden en cuantía a los 700.000 millones de dólares (unos 540.000 millones de euros al cambio actual) del plan de rescate del sector financiero lanzado inicialmente por Henry Paulson, el secretario del Tesoro. Sin embargo, mientras que aquel plan supuso hace sólo dos meses una conmoción nacional -o mundial- por su tamaño, provocó la movilización de los candidatos presidenciales y requirió una dura negociación en el Congreso antes de ver la luz, la decisión de ayer se despachó con los comunicados de la Reserva Federal y el Tesoro y una rueda de prensa de Paulson de las que ya parecen casi rutinarias.
Hay una gran diferencia entre ambos planes. Mientras que el de Paulson se financiaba en última instancia con cargo al contribuyente mediante la emisión de deuda pública, en el anunciado ayer la Fed se limita básicamente a dar a la máquina de hacer dinero. Eso sí, a toda velocidad.
En lo que parece un premonitorio análisis de la situación actual, Bernanke aseguraba en una conferencia pronunciada en 2002 que "siempre es preferible prevenir la deflación que tener que curarla". Y decía que la capacidad de los bancos centrales de imprimir dinero (o crearlo electrónicamente) sin apenas coste era un arma poderosa para combatirla. Las medidas de ayer muestran que Bernanke parece dispuesto a usar con todas sus consecuencias ese arma, llamada en el argot "expansión cuantitativa", aunque sea de una forma heterodoxa y contando como aliado con el Tesoro.
Fuentes del Gobierno rechazan que el objetivo sea aumentar la base monetaria al modo en que Japón combatió la deflación la pasada década y que de lo que se trata es de engrasar la economía. Pero los riesgos que en 2002 Bernanke calificaba de remotos son ahora palpables. La economía se viene abajo por la crisis financiera y la falta de crédito, los precios frenan en seco y la munición de las bajadas de tipos de interés (ya en el 1%) está prácticamente agotada. En el tercer trimestre, el PIB se contrajo a una tasa anualizada del 0,5%, dos décimas más que la previsión inicial, por culpa del mayor descenso el consumo en 28 años, lo que anticipa una recesión dura y prolongada. Con la intervención de ayer se lanzan dos programas orientados a romper el coágulo financiero y normalizar la economía real.
La Fed se hace cargo de la compra de activos -potencialmente tóxicos- respaldados por hipotecas, asumiendo una función que inicialmente se arrogó el Tesoro. Destinará 100.000 millones de dólares a comprar deuda emitida por las hipotecarias semipúblicas Fannie Mae y Freddie Mac y la Federal Home Loan Banks y otros 500.000 millones a adquirir títulos hipotecarios de Fannie Mae, Freddie Mac y Ginnie Mae, aunque sea a costa de asumir un elevado riesgo de crédito.
El objetivo declarado es "reducir" los costes de financiación y "aumentar" el crédito disponible "a un precio asequible" para la compra de casas. Washington espera que eso ayude a estabilizar el mercado de la vivienda, un paso clave para poner fin a las turbulencias que tienen de rodillas al sistema financiero. Y aunque la crisis tiene su epicentro en el sector inmobiliario, la gangrena afecta a los hogares y las pymes.
Para cortarla, la Fed entra con su segunda medida en un nuevo terreno al crear un mecanismo para comprar temporalmente activos de alta calidad crediticia (AAA) a los bancos por valor de 200.000 millones. El Tesoro protege a su vez a la Fed de las posibles pérdidas con 20.000 millones tomados de los 700.000 millones del plan de rescate inicial de Paulson. La nueva figura es muy similar al hasta ahora poco exitoso fondo español de adquisición de activos financieros, con una gran salvedad: en EE UU no se financia con la emisión de deuda pública sino que la Fed se hace cargo directamente de esa inyección de liquidez, en una heterodoxa expansión monetaria dirigida a los sectores que lo precisan, según explica Goldman Sachs.
Paulson explicó que la nueva iniciativa se concentrará en cubrir las "necesidades financieras básicas" de las familias y de las pequeñas empresas, al ayudar a restaurar el crédito a estudiantes, para la compra del coche, en los préstamos a través de tarjetas de crédito o de los préstamos garantizados de la Asociación de Pequeñas Empresas. La medida podría ampliarse a hipotecas. Como en España, se priman los títulos respaldados por crédito reciente.
Tanto la Fed como el Tesoro insisten en que la estabilización del mercado de crédito y del sistema financiero es "vital" para el conjunto de la economía. Además de los 700.000 millones de dólares del plan Paulson, las autoridades estadounidenses han movilizado de una u otra manera más de siete billones de dólares entre avales, garantías y compra de pagarés empresariales.
Un efecto inmediato del anuncio de una lluvia de dinero en la economía fue que el valor del dólar cayó con el euro a su mínimo en un mes (1,31 dólares por euro).

Confieso no entender mucho de economía, y me podría perder en este laberinto de propuestas, medidas y planes que se anuncian. Nadie tiene la "varita mágica" para solucionar este grave problema, y supongo que todo serán buenas intenciones; pero de ahí a que se resuelva esta situación tan fácilmente...
Por si acaso, para las personas que tienen algunos ahorros y puedan estar preocupadas; podría ser interesante la recomendación que hace Hal Turner de refugiarse en el oro o una moneda fuerte. Estoy de acuerdo que no nos podemos creer cualquier cosa que nos llegue de un correo o veamos en Internet; pero por si acaso, en temas tan delicados, no estaría de más poner la noticia en cuarentena. Os dejo con el vídeo, y que cada cual saque sus conclusiones.




http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

1 comentario:

Financiación dijo...

La verdad, las familias están sufriendo mucho con lo de la crisis. Y los banco ya no dan más dinero para pagar las deudas acumuladas. Pero si necesitas dinero urgentemente, fíjate bien las condiciones,que no tengan ni para apertura de la cuenta ni para el cierre, que sean flexibles en la cuotas y estén registradas en el Banco de España, porque si ni el banco de España se fía nosotros tampoco. me he fijado que findirect.es si que esta registrada y es flexible en las cuotas.
Esta crisis ha tarda en venir pero ahora se nota.