domingo, 7 de diciembre de 2008

OLVIDARTE SERA IMPOSIBLE

Cuando alguien nos deja, rumbo a esa vida eterna a la que muchos creemos que partiremos algún día; nos deja un vacío grande, imposible de volver a ocupar con nada. Si además, la persona que se ha ido es alguien con una calidad humana como la de quien falleció el pasado viernes, ni siquiera su recuerdo logra llenar ese vacío emocional.
Han sido muchos momentos juntos vividos; en el trabajo, en nuestra labor sindical, en los bares, viajando, corriendo juntos... ¡Cómo poder olvidar tantas horas compartidas! Tu recuerdo permanecerá imborrable, y el cariño que dejaste en los corazones de quienes te conocimos de verdad es la prueba de la huella que dejaste en ellos.
Será difícil levantar el vuelo; pero tengo que intentarlo, por tí, por toda la gente que confiaba en nosotros, por todos nuestros proyectos, ilusiones, futuro... Y precisamente, después de lo que ha pasado, hace que me plantee muchas cosas de forma más realista; porque la única realidad es el presente, y el presente a veces asesina nuestro futuro y se carga de un plumazo todos nuestros planes.
Tu mujer y tus hijos, y por supuesto toda tu familia en general; tenían en tí un apoyo en todo, porque estabas pendientes de ellos como nadie, como lo estabas también de tus amigos y compañeros; y ahora sienten que les falta el marido, el padre, el familiar que les ayudaba en todo lo que necesitaban. Intentaré ayudar en lo que pueda a los tuyos, aunque sé que son ellos los que deben ser fuertes y enfrentarse a este reto que la vida les ha puesto delante.
No puedo continuar, porque las lágrimas nublan mis ojos y mi corazón, y sé que yo también tengo que intentar salir de esta melancolía, de esta tristeza en la que llevo sumido ya tres días; que debo continuar, que todavía me queda camino por recorrer (¡cualquiera sabe!). Tengo que buscar pensar en otras cosas, porque lo estoy pasando fatal. Buscar alguna forma de distraerme, que no de olvidarte, porque eso será imposible; y de paso ser útil a los demás, como también lo fuiste tú.

Cuando dejamos las huellas en la arena,
viene el agua del mar y las quita;
cuando dejamos la huella en el corazón,
permanece allí toda la vida.


¡¡¡NUNCA TE OLVIDARÉ AMIGO!!!.

http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

1 comentario:

PICALCAN dijo...

De verdad que lo siento. Un abrazo.