jueves, 1 de enero de 2009

LAS ETAPAS DE LA BORRACHERA

Después de la nochevieja, el que más y el que menos, seguro que se pasó con el alcohol. Aprovechando el tema del estado en que muchos quedan después de ingerir todas esas copas que celebran el nuevo año, aquí tenéis lo que serían "Las 22 etapas de una borrachera".

ETAPA 1.
Copeo leve con cacahuetes.

ETAPA 2.
Copeo fuerte sin cacahuetes.

ETAPA 3.
Exaltación de la amistad y el parentesco.
3.1 Mutuas gracias y virtudes.
3.2 Yo te quiero como a un herman@.
3.3 Antes me caías mal, pero ahora...

ETAPA 4.
Cantos alegóricos y bailes regionales.
4.1 Fuera inhibiciones.

ETAPA 5.
La demostración de la verdadera situación entre los sujetos.
5.1 "En realidad siempre me gustaste...."
5.2 "Es que yo no quiero ser solamente tu amigo/a"

ETAPA 6.
Aumento de la temperatura y acoso sexual.
6.1 Autopresentación con desconocidos.
6.2 Llamadas reveladoras a los(a) ex: "No puedo dejar de pensar en ti".
6.3 Miradas de odio a quién dejó al amig@.

ETAPA 7.
Revelación de la verdadera personalidad.
7.1 El depresivo.
7.2 El charlatán.
7.3 El simpatías o mil chistes.
7.4 El superdotado.
7.5 El políglota.
7.6 El corriente.
7.7 El trotamundos o viajero.

ETAPA 8.
Degradación del idioma.

ETAPA 9.
Maldiciones a la Iglesia y al Estado.

ETAPA 10.
Autosuficiencia moral y económica.
10.1 Entiendo todo perfectamente.
10.2 Yo pago.
10.3 Yo conduzco.
10.4 Estoy bien.

ETAPA 11.
Transmisión de la culpabilidad.
11.1 Algo le echaron al refresco ese...
11.2 Es el hielo, algo le pusieron.

ETAPA 12.
Repentina pérdida del equilibrio.
12.1 Caída libre o resbalones.

ETAPA 13.
Caída del sistema.
13.1 Ya está, estoy de culo.

ETAPA 14.
Destrucción del inmueble.
14.1 Pérdida total de la memoria... sentado en el bar con cara de destruid@.

ETAPA 15.
Difícil desalojo del inmueble.
15.1 Yo no me quiero ir del bar... ¡estoy bien! ¡me tropecé nada más.

ETAPA 16.
Devolución del cacahuete.
16.1 Abrazo al ídolo de porcelana (inodoro).....o donde te sostengas.

ETAPA 17.
Haciendo tierra o tirando el ancla.

ETAPA 18.
Taquicardia y delirio de persecución.

ETAPA 19.
Amnesia, perdida de valor moral y juramentos posteriores.
19.1 ¿Qué soy novi@ de quién?.
19.2 ¿Qué besé a quién?.
19.3 ¿Qué me acosté con quién?.
19.4 ... no me acuerdo de nada...

ETAPA 20.
Recuento de los daños.
20.1 ¿dónde está mi móvil?.
20.2 ¿Quién me quemó con un cigarro?.
20.3 ¿Y este moretón?.
20.4 ¿las llaves?.

ETAPA 21.
¿Porque les hice caso? no hubiera ido...

ETAPA 22.
No vuelvo a beber... (clásico).


¡ Brindemos !
por la amistad
por las amigas
por los amigos
por los amigos que vendrán
por los que alguna vez fueron amigos
por los que nunca serán amigos
por los que siempre serán amigos
por tí y por mí
pod.. todoz nozotoz
pod...loz que nozz quiedenn
pod... aquellozzz que nozotrozz quedemozz
por.....aquelloz/azz que zon mázz que amigoz/azz
pod.......pod......mejor no brindemozzzzz mázz
zino no vamos a llegad al final del día.

¡¡¡¡¡¡Te quiedo musho, mussssho, musssssssssssho amigo, hip !!!!!!


Y para acabar, algunos chistes de borrachos:

Un borracho se sube a un autobús y se topa con un testigo de Jehová.
- “Estas yendo derecho al infierno!”
- “¡Será posible, me he vuelto a equivocar de autobús !”

Erase una vez un borracho, pero tan borracho que vio a una monja en el otro lado de la acera y comenzó a golpearla mientras le decía:
- “Batman me has decepcionado”.

Este es un tipo que va a un bar y le pide al camarero:
-Pongame un vaso de vino antes de la batalla.
Va el camarero y se lo pone. Así hasta 10 vasos. El camarero ya harto de oír tanta batalla le pregunta:
-De que batalla está hablando señor y el borracho le contesta:
- De la batalla que vamos a tener tú y yo a la hora de pagar porque no tengo un euro partido por la mitad.

Iba un borracho por la calle y se encuentra con un policía. El borracho le pregunta al policía:
- ¿Cuántos morados tengo en la cara?
- Cuatro, responde el policía.
- Entonces me faltan tres postes para llegar a casa.

Llega una vez un borracho a su casa, toca a la puerta y sale su esposa diciéndole:
-¡Sinvergüenza muy bonito, mire las horas de llegar, son las tres de la mañana!.
A lo que el borracho contesta:
-¡Llegar, si lo que vengo es a por la guitarra!

¿En que se parecen un borracho y un árbol?
En que el árbol empieza por los suelos y acaba por la copa y el borracho empieza por la copa y acaba por los suelos.

A eso de las cinco de la mañana por la autopista venía un borracho a contramano...
En eso escucha por la radio del auto:
“¡Atención, atención, por la autopista va un conductor borracho en sentido contrario!”...
El borracho, no dándose por aludido, comenta:
"¡Ja! ¿uno?...¡ya vi pasar como miles!

Erase una vez un borrachín muy borrachín que se muere y lo velan en su casa, pasa la tarde, la noche y el día siguiente cuando ya es la hora del entierro, la esposa que no se despegó del ataud todo ese tiempo empieza a gritar una y otra vez “no se lo lleven, no se lo lleven, no se lo lleven” y como pasa el tiempo y se hace tarde la gente le pregunta a la esposa:
- Señora, señora ¿Por qué dice que no se lo lleven?
La esposa toda desconsolada contesta:
- No se lo lleven, es la primera vez en mucho tiempo que amanece en su casa.

Un hombre entra en un bar y toma asiento junto a una mujer muy atractiva. Le echa un vistazo y fortuitamente se fija en su reloj. La mujer se da cuenta y le pregunta:
-¿Llega tarde tu cita?
- No, acabo de comprarme este reloj artístico y lo estaba comprobando.
La mujer se queda intrigada y le dice:
- ¿Un reloj artístico? ¿Y qué tiene de especial?
- Utiliza ondas alfa y me habla por telepatía.
- ¿Y qué te dice ahora?
- Que no llevas ropa interior.
La mujer pone una sonrisa picarona y le contesta:
- Bueno, debe estar estropeado, porque sí llevo ropa interior.
- ¡Vaya!, explica el hombre: Está una hora adelantado.

-Papá, papá ¿como se sabe cuando uno va borracho?
-Mira, hijo. ¿ves a esos dos señores? pues si yo estuviera borracho, vería cuatro.
-Pero, papá, si solo hay un señor...

Estaba un tipo en una cantina tomando muy feliz cuando en eso se le acerca un ebrio y le dice balbuceando:
- Le apuesto 100 dólares a que puedo golpearme la cabeza con una cerveza de vidrio sin que me pase nada.
El hombre intrigado aceptó la apuesta y se sorprendió al ver al ebrio cumplir la apuesta sin siquiera hacer algún gesto de dolor. Luego le dijo el ebrio otra vez:
- Le apuesto 200 dólares a que puedo saltar por la ventana sin que me pase nada.
El señor aceptó y vio al hombre saltar por la ventana y regresar intacto a la barra de la cantina. El hombre pagó las apuestas y se disponía a seguir apostando con el ebrio cuando el cantinero los interrumpió y le dijo al señor:
- Ya no le hagas caso a Superman, ¡siempre que se pone borracho y se le acaba el dinero le da por apostar!


http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

No hay comentarios: