viernes, 2 de enero de 2009

OTROS TESTIMONIOS DE UNA MALA NOCHE

Es un tema recurrente estos días, y al igual que ayer os hablaba de las etapas de una borrachera (con motivo de las posibles resacas del día de nochevieja); hoy quiero mostraros un testimonio gráfico de cómo no debemos acabar después de beber. Como ya hice en posts anteriores, se trata de fotografías comprometidas que nos hacen esos que dicen ser nuestr@s amig@s aprovechando nuestra indefensión; pero esta vez, la mayoría son de chicas; para que veáis que ellas además de beber, también tienen la "mala leche" de fotografiar a la amiga resacosa.

Este podría parecer que se hartado de coca; pero la única coca que parece haber tomado, es la de los cubalibres que ingirió esa noche.


Incluso hay quien puede aprovechar para meterte en la jaula del perro...


... o meterte en un armario, para que lo luego cuando salgas, digan riéndose que por fin has salido del armario.


Si llevabas en el bolso preservativos, posiblemente los utilicen para inflarlos y ponértelos alrededor como si hubieras estado de fiesta.


O lo que es peor, que te coloquen en la mismísima mesa donde estuviste arrasando con todas las botellas y latas que había con este aspecto.


Luego están las que, rotulador en mano, se dedican a tatuarte el cuerpo con todo tipo de obscenidades.


Y además, te inmovilizan con cinta adhesiva y cadenas, para que no te escapes.


Bueno, esta por lo menos tuvo la decencia de taparle sus partes más comprometidas.




http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

No hay comentarios: