martes, 17 de marzo de 2009

HISTORIA DE LAS MARCAS DE COCHES (1)

Seguramente después de leer este post habréis aprendido muchas cosas que no sabíais de las más famosas marcas de automóviles. Echadle un vistazo, que merece la pena.
A lo largo de los años, han sido el origen de muchas disputas legales. Lucirlos era el orgullo de quienes, en aquellos años de principios y mediados del siglo pasado, podían presumir del privilegio de tener un automóvil. Todavía hoy, algunos de ellos constituyen el material con el que se construyen los sueños de muchos. Los fundadores de las marcas se dieron cuenta muy pronto de que su sello, su logotipo, era tan importante como sus propios coches. Hasta el punto de que una vez, cuando alguien preguntó a Henry Ford qué se llevaría a una isla desierta, respondió sin dudarlo: “Sólo me llevaría el logo de mi marca”. Cada uno de los símbolos de los fabricantes tiene un origen distinto, que hunde sus raíces en la historia personal de quienes dieron un impulso fundamental a la industria del automóvil.


ALFA ROMEO


Alfa significa Anonima Lombarda Fabbrica Automobili. Desde 1910, ha llevado en su logo los símbolos de la ciudad de Milán: la cruz roja sobre fondo blanco y la serpiente devorando una figura humana, -el hijo de un sarraceno-, emblema a su vez de la familia Visconti y herencia de la época de las cruzadas. En 1915, la compañía fue adquirida por Nicola Romeo y este incluyó su apellido en el escudo.

ASTON MARTIN


El nombre de la marca proviene del apellido de uno de sus dos fundadores, el joven Lionel Martin. Incluyeron también el de la primera competición que ganaron: la subida a la colina Aston, en 1915. En 1928, decidieron embutir la marca en un par de alas para dar fuerza al logo, que no apareció sobre ningún modelo hasta el mítico Mark II de 1934 y, desde entonces, apenas ha cambiado.

AUDI


Audi es la traducción latina de Horch (¡escucha!), apellido de su fundador, a quien arrebataron la compañía original. En 1932, August Horch logró que su nueva empresa se fundiera con la Horch, DKW y Wanderer para convertirse en la Auto Union hasta que, en 1969, con la incorporación de NSU, pasó a llamarse Audi AG. Los cuatro anillos representan a cada una de las cuatro casas matriz de la marca.

BMW


Bayerische Motoren Werke (fábrica de motores de Baviera) BMW, fue fundada en 1913 para construir motores de aviación. El logotipo de la marca simboliza una hélice en movimiento con el azul del cielo de fondo, a su vez representa los colores de la bandera bávara. Al finalizar la primera guerra iniciaron la fabricación de motocicletas y, en 1929, lanzaron su primer coche, el BMW 3/15.

CADILLAC


La marca de coches americana más aristocrática también tiene un logo supuestamente noble. Nombre y escudo fueron adoptados del explorador y militar francés, Antoine Lamuet, autoproclamado “de la Mothe y Señor de Cadillac”, después de fundar Detroit en 1701. También se inventó un blasón, que ha sido desde siempre el logo de la marca, aunque con sucesivas simplificaciones.

CITROËN


André Citroën comenzó en la industria creando engranajes y más tarde, cuando durante la Primera Guerra Mundial pasó a fabricar autobuses, empezó a soñar con construir también coches. Como inventor orgulloso, responsable de la primera cadena de montaje de Europa, Citroën eligió una de sus patentes, los engranajes helicoidales, para dibujar el famoso “chevron” que adorna sus coches.

FERRARI


El conde Francesco Baracca fue el Barón Rojo italiano durante la Primera Guerra Mundial, en la que la familia Ferrari sufrió la pérdida de varios miembros. En su avión llevaba pintado el emblema de los Baracca: un caballo negro levantado sobre sus patas traseras con la crin al viento. En 1923, Enzo ganó una carrera en el circuito de Savio, en Ravenna. Entonces, la condesa Baracca le pidió que llevara el emblema de su hijo durante la guerra. Al parecer, el caballo le había dado suerte, ya que en una ocasión en que fue derribado logró salir ileso. Los deportivos Ferrari no aparecieron hasta 1947, pero en 1929 ya se podía ver sobre los coches del equipo el famoso cavallino, al que Enzo decidió cambiar el fondo a amarillo, el color oficial de la ciudad de Modena, donde había nacido y decidió fundar su compañía. Por cierto, las siglas “S F” significan Scuderia Ferrari.

JAGUAR


La firma fue fundada en 1922 por dos locos de las motocicletas, Bill Lyons y William Walmsley. Al principio, se dedicaban a la fabricación de sidecars y carrocerías especiales. Sin embargo, el nombre de su empresa no era el actual, sino Swallow Sidecars, por lo que el nombre comercial que utilizaron desde 1934 era SS Cars. De hecho, construyeron alguno de los deportivos míticos de antes de la Segunda Guerra Mundial, como el SS 100 de 1934, año en que Walmsley se desvinculó de la empresa. Debido a las connotaciones negativas de las que ese nombre se cargó durante la Segunda Guerra Mundial, después de la contienda decidieron cambiar su nombre por el de Jaguar, que ya habían utilizado en varios coches de exposición y de carreras antes de la contienda. William Lyons, verdadero artífice del éxito de la marca durante los años 50, pensaba que esta figura transmitiría la gracilidad, elegancia y fuerza de este felino a sus coches.

LAMBORGHINI


Ferruccio Lamborghini era un joven ingeniero que se hizo rico después de la Segunda Guerra Mundial comprando vehículos al ejército para transformarlos en tractores. Una disputa telefónica con Enzo Ferrari acerca del 250 GT llevó a Ferruccio a querer superar a Ferrari en su propio terreno. En 1963, el primer “Lambo” ya llevaba el toro de la marca, que hace referencia al horóscopo de su fundador.

MASERATI


Los hermanos Alfieri, Ettore, Ernesto y Bindo Maserati. Se dedicaron a la preparación de motores, pero en 1926 comenzaron a construir coches y cosecharon un gran éxito. El tridente, un arma de la antigüedad, era la herramienta de Neptuno y representaba toda su fuerza y poder.
Los Maserati eligieron el tridente como símbolo por una preciosa fuente de Neptuno cerca de la que vivían en Bolonia.

MAZDA



La palabra Mazda es una mezcla del nombre del fundador de la marca, Jyujiro Matsuda, (“tsu” en japonés se pronuncia “Z”) y el dios asirio Mazda. El logo de la marca ha cambiado mucho. El último, que representa dos alas extendidas, data del año 1997. Casualidad o no, hace 3.500 años, el símbolo de Mazda -el dios único de la religión asiria, o zoroastrismo- también fueron dos alas extendidas.

MERCEDES-BENZ


Mercedes era la hija de Emil Jelinek, unido tarde a la firma. Paul y Adolf Daimler, hijos de uno de los fundadores, quisieron dejar su impronta familiar. Recordaron que su padre había pintado una estrella de tres puntas sobre su casa en una postal. En ella, decía que la estrella, símbolo de su ambición por crear un motor que impulsara por tierra, mar y aire, brillaría algún día sobre su factoría.

OPEL


En sus inicios, la empresa Opel era una fábrica de máquinas de coser, y su logotipo no era como el que conocemos ahora. Después pasó a fabricar bicicletas, y al tiempo se metió en el negocio de los automóviles, adoptando el logotipo actual de la marca. Un relámpago dentro de un círculo transmiten una combinación de estabilidad y rapidez.

PEUGEOT


La familia Peugeot representa a la aristocracia industrial francesa. Fundada en 1810, desde 1850 la empresa utiliza el león como símbolo, que también es el escudo de la región de Franche-Comté, de donde procedían los Peugeot. El diseño original, obra del joyero Justin Blazer, ha cambiado mucho. El que puede verse en Belfort (Franche-Comté) es de Bartholdi, el escultor de la estatua de la Libertad.

PORSCHE


El emblema de la marca, fundada por el ingeniero Ferdinand y su hijo Ferry Porsche en 1948, es la mezcla de dos escudos y ha permanecido intacto desde su primer modelo de producción, el Type 356/1. Los escudos superpuestos son el de la ciudad de Stuttgart, un caballo muy similar al de Ferrari, y el de la región de Baden Württemberg, formado por franjas rojas y negras y astas de ciervo.

RENAULT


La marca fue creada en 1898 como la Societé Renault Frères por Louis, Marcel y Fernand Renault. En 1923, comenzaron a adoptar figuras geométricas como logo, que en 1925 se convirtió en un rombo aunque sin sus clásicas tramas, que no aparecieron hasta 1972. Fue obra de la firma inglesa Wolf Olins y su forma se debe, simplemente, a que era la que más abarataba los costes de su producción.

ROLLS-ROYCE


Eleanor Velasco fue durante décadas la secretaria y la amante secreta de Walter Eduard, Lord Montague. Este, a su vez, era el editor de la revista The Car. Cuando, en 1910, encargó a su amigo, el escultor Charles S. Sykes, la creación de un adorno para su Rolls-Royce Silver Ghost, este no dudó en usar a la encantadora Eleanor como modelo. El resultado fue una obra a la que llamó “El susurro” y que, en 1911, los dueños de Rolls-Royce, amigos de Walter Eduard, eligieron para adornar sus radiadores, ya con el nombre de “Espíritu del extasis”. Desde entonces, cada uno se hace de manera totalmente artesanal, rompiéndose los moldes al concluir el trabajo, por lo que no hay dos que sean exactamente iguales.

ROVER



¿Qué hace un barco vikingo en el logotipo de un fabricante inglés de coches? La marca, fundada en 1922, ha llevado desde sus comienzos el símbolo de los que fueran los mayores enemigos de quienes vivían en Gran Bretaña. La razón es la heroicidad y fuerza de quienes, hace ya mil años, surcaban el océano Atlántico con sus barcos ligeros. El emblema es la proa y la vela extendida de uno de ellos.

SUBARU


Es la traducción del nombre japonés que recibe la constelación de las Pléyades, formada por 6 estrellas, que figuran en el logo de la marca. Estas 6 estrellas representan las 6 empresas originales de componentes, automoción, química, tecnología, servicios, materiales e ingeniería que se fundieron para dar origen a Subaru. La marca pertenece a una de las corporaciones industriales más fuertes del mundo llamada Fuji Heavy Industries (FHI).


TOYOTA


El logotipo de Toyota tiene un significado más curioso de lo que se podría esperar a primera vista, ya que simplemente parece la “T” de Toyota con una forma un poco original. En realidad son tres elipses que representan el corazón del cliente, el corazón del producto y la expansión y potencial mundial a las que aspira la empresa.
Las dos elipses centrales que forman la T son las que representan la relación entre el cliente y Toyota, mientras que es espacio creado en el fondo trata de mostrar esa aspiración de expandirse sin límite.


http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

2 comentarios:

looka_zther dijo...

al 100 no encontre lo k keria wacala

looka_zther dijo...

al 100 no encontre lo k keria wacala