jueves, 9 de abril de 2009

PALABRA DE NIÑO

L@s niñ@s están llen@s de ingenuidad, y cuando pierden esa ingenuidad se convierten en unos seres con poca gracia que conocemos como adultos. La frescura que muestran en sus respuestas, fruto de que no se paran a procesar lo que dicen, sino que lo sueltan tal cual; es lo que hace que resulten tan sinceros y tan graciosos a la vez. ¿A quién no nos han sorprendido con alguna frase parecida a las que vais a ver a continuación?. Estas frases fueron enviadas a Pablo Motos, que ha ido citándolas en su programa de televisión. En esta primera entrega, el tema es el sexo. Espero que os hagan reir.

Paula (7 años) observando a su madre vistiéndose le dijo:
"Mamá... ¿la regla viene sola o viene ya con hilo?".

Ruslán (6 años) fue al baño a lavarse las manos y se encontró el tampón de su madre olvidado encima del lavabo. Salió enfadado del baño y le dijo a su madre:
"Mamáaaaa, otra vez te has vuelto a dejar el hueso de la vagina en el baño".

Josep (7 años) estaba en la cama con su madre y ella le dijo:
"Vete a dormir ya a tu cama que es tarde".
"Claro, es que quieres hacer un hermanito con el papá", le contestó el niño.
Y su madre le preguntó:
"Pero, ¿tú sabes cómo hacemos los padres a los hermanitos?".
Josep le respondió:
"Sí, haciendo Pressing Catch en la cama".

Un día, después del colegio, Mario (5 años) le comentó a su madre lo siguiente:
"Mamá, mis compañeros dicen palabrotas".
"¿Qué palabrotas dicen?", le preguntó su madre.
"No te lo puedo decir", le contestó él.
Su madre insistía:
"Pero Mario, dime qué es lo que dicen".
Mario le volvía a decir:
"Que no mamá, que no te lo puedo decir".
Su madre siguió insistiendo hasta que Mario le dijo al oído:
"La mujer del pollo mamá, la mujer del pollo".

Un día la madre de Luca (3 años) vio que estaba tocándose la "colita" con mucho afán y le preguntó:
"Luca, ¿qué haces?".
Y Luca le dijo:
"Estoy buscándome el hueso".
"Pero hijo, si en la colita no hay hueso", le dijo su madre.
Y Luca le contestó:
"¡Qué sí mamá!, ¡a veces sí!".

Marc (3 años) estaba en la cama con su madre y le dijo:
"Yo soy Superman... papá es Supermán... y... y... ¡tú eres Supermán con tetas!".

El día que a su hermana mayor le vino la regla por primera vez, Rocío (7 años) le dijo:
"Bueno hermana, estarás contenta, hoy es el día más feliz de tu vida... ya no eres virgen".

Uriel (3 años) estaba un día con sus padres en la terraza del bar que poseen y, sin venir a cuento, le dijo a su padre:
"Papá, hay que comprarte unos cojones, que mamá dice que no tienes".

Nagore (4 años) va a clases de natación, y cuando acaba se ducha y se cambia en el vestuario de señoras. Un día que coincidió con una chica que iba en tanga; Nagore, que nunca había visto esa prenda, le dijo a su madre:
"Mamá, mira, ese culo se come las bragas".

Un día Alejandro (5 años) le dijo a su madre:
"Mira, ya he bajado Alatriste de Internet".
Al abrir el archivo apareció una película porno y Alejandro dijo:
"Mamá, esto no es Alatriste, esto es Ala alegre".

Pablo (4 años) vio a su madre saliendo de la ducha, y le dijo:
"Mamá, a tí ¿cuándo te van a crecer los güevos?".

A Javier (3 años) un día en una tienda una señora le dijo:
"Qué niña más guapa".
Javier, enfadado, le respondió:
"No soy una niña, soy un niño".
"Perdona, es que como tienes el pelo rizado no he visto si tenías pendientes", se disculpó la mujer.
Y Javier le dijo señalándose sus partes:
"Los tengo aquí".

Un día de verano Samuel (9 años) estaba con sus padres en la cocina y les dijo:
"Mirad, dos moscas haciendo el amor".
Y enseguida añadió:
"Huy, viene otra, ¡a ver cómo se las apañan!".

Manuel (4 años) salía de la ducha y mientras se secaba sus "partes íntimas", cantaba:
"Mis huevecitos, mis huevecitos, mis huevecitos... ".
Su padre le oyó y le dijo:
"No Manuel, no se llaman huevecitos, se llaman testículos".
Manuel miró a su padre y le dijo con dificultad:
"¿Tistículos?".
"Sí, tes-tí-cu-los", le contestó el padre.
Entonces Manuel dijo:
"Sí papá, pero de apellido se llaman huevecitos".

El gato de Andrea (3 años) se estaba haciendo grande y le habían crecido bastante sus genitales. Andrea le dijo a su madre intrigada:
"Mamá, ¿has visto que a Niko le están saliendo en las piernas como dos jamoncitos".
Desde que tiene uso de razón a Pablo (7 años) le vuelven loco las mujeres. Un día estaba hablando sobre las cosas que más le gustaban y dijo:
"Yo es oír las palabras tetas o macarrones, y es que flipo por los cantos..."

http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

No hay comentarios: