miércoles, 20 de mayo de 2009

LOS NIÑOS Y LOS PADRES

Cuando un adulto intenta comprender a un niño, resulta totalmente imposible. Sus respuestas nos dejan sorprendidos, pues nunca imaginamos por dónde nos van a salir. Estas son una buena muestra de lo que estoy hablando; esas frases con las que a veces nos regalan nuestr@s hij@s, y que el gran Pablo Motos se encargó de recopilar en su programa.

La madre de Javi (5 años), como muchas otras, está harta de decirle "Javi, estate quieto ya, que me pones nerviosa". En una ocasión, Javi estaba llamando a su madre y como no le hacía caso, le dijo: "Mamá, o vienes ya o te pongo nerviosa".

Pilar (5 años) cumplía cinco años, y ese día, cuando se despertó por la mañana, le dijo a su padre: "Papá, yo no me noto nada, pero ¿ya sabré leer?".

Lorea (3 años) estaba en casa con su primo Iván y su madre le dio para merendar un kiwi, y su primo le preguntó: "Lorea, ¿te gustan los kiwis?". Lorea le respondió: "Sí, y además me hacen efecto".

Pablo (5 años) le dijo un día a su madre: "Mamá, ¿sabes cuál es mi mayor tercer deseo? ¡Comerme un melón entero!". Su madre le preguntó: "¿Y el primero y el segundo?". Y Pablo le respondió: "Todavía no lo he pensado".

Los padres de Rodrigo (7 años) están separados, y cuando algún hombre se acerca a hablarle a su madre, aparece de pronto y le dice señalando a su madre: "¿¡¡¡Tú sabías que ésta tiene 36 años!!!?".

Como todas las noches, el padre de Salva (4 años) fue a contarle un cuento a la cama, y le dijo: "¿Sabes qué cuento te voy a contar hoy? El de Alí Babá y los cuarenta...". Y Salva contestó: "¡Principales!".

Inés (4 años) está aprendiendo a nadar, y cuando le quitan los corchos y se tira desde el borde de la piscina, siempre vuelve a la escalera buceando. Un día su madre le preguntó: "¿Por qué vas por debajo del agua en lugar de nadar por arriba?". Y ella le contestó: "Es que por abajo no me hundo".

A Eva (6 años) no le gustan mucho las princesas ni las cosas de niñas, y menos si son de color rosa. Un día su madre le dio una camiseta rosa para que se la pusiera y ella no quiso, y su madre le dijo: "Pero ¿por qué no quieres nunca el rosa?". Y Eva le contestó: "Porque es el color de las Barbies y de las multas".

Lucía (3 años) estaba en el sofá viendo la tele y se le cayó la Coca-Cola que estaba tomando, y le dijo a su madre: "Mamá, se me ha caído la Coca-Cola en el sofá, pero no pasa nada, la he tapado con el cojín".

Un día Sergio (7 años) le preguntó a sus padres: "Mamá, ¿tú qué quieres que sea de mayor?". "Pues me gustaría que fueras cirujano para poder curar a todos los niños que estén enfermos", le dijo ella. Entonces Sergió le preguntó a su padre: "¿Y tú, papá?". "Pues a mí me gustaría que fueras topógrafo. Pero lo importante es lo que quieras ser tú", le contestó él. Y Sergio les respondió: "Pues a mí me gustaría ser recogepelotas".

La madre de Oscar (6 años) le dijo un día: "Si tu padre y yo nos separásemos... ¿tú con quién te irías?". Y Oscar después de pensar un momento le respondió: "Con quien tenga Canal Plus".

A Cristina (7 años) la castigaron un día, y dejó una nota a sus padres que decía: "Queridos padres: Me voy de casa porque no me merezco vivir aquí. Un beso. Cristina. Estoy en el garaje, adiós".

Un día, estaba Sara (5 años) con sus padres y padrinos, y los padrinos le preguntaron: "Sara, ¿a quién quieres más, a mamá, a papá o a tu hermana Noe?". Y Sara dijo: "A Noe". "Bueno Sara, es que son cariños distintos", le dijeron sus padres un poco mosqueados. Y Sara les contestó: "Ya sé que son distintos. A Noe la quiero más y a vosotros menos".

Adriana (5 años) le preguntó un día a su madre: "Mamá, Spiderman no existe, ¿a que no?". "No, claro hija, son dibujos", le explicó su madre. Y Adriana le dijo muy convencida: ""Si ya se lo he dicho yo a los niños, que no se enteran de que es de mentira. No como las princesas, que son de verdad y viven todas en Disney".

María (5 años) le dijo un día a su madre: "Mamá, ¿sabes qué es un hongosexual?". "No mi vida, ¿qué es?", le preguntó ella. María le contestó: "Pues es como un guay, pero que le gustan los chicos".

Los padres de Gonzalo (5 años) le preguntaron qué quería ser de mayor, y él les contestó: "Pues cuando yo sea mayor, voy a ser trastero, para poder llevar los trastores".

Una noche estaba durmiento Irene (9 años) con su madre, y le dijo muy seria: "Mamá, eres como una rosa". Su madre, emocionada, le preguntó: "¿Por qué cariño?". Y ella le respondió: "Porque te pinchan las piernas como si tuvieras espinas".

Patricia (4 años) se perdió un día en un Centro Comercial, y se acercó a un guardia de seguridad y le dijo: "Perdone, se han perdido mis papás". Y él le preguntó: "¿No te habrás perdido tú?". Y Patricia le contestó: "No, no, yo estaba viendo los juguetes".


http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

No hay comentarios: