martes, 9 de junio de 2009

LOS NIÑOS Y LA RELIGION

La espontaneidad de l@s niñ@s hace que a veces nos den respuestas que nos dejen con la boca abierta. Hoy podemos ver un ejemplo de ello en esta selección de frases extraídas del programa del gran Pablo Motos referentes a la religión o a cosas relacionadas con la misma.

A Adriana (3 años) le preguntaron qué quería ser de mayor, y dijo: "De mayor quiero ser monjapollo: monja para cantar y pollo para volar".

Claudia (6 años) le preguntó un día a su madre: "Mamá, ¿y Jesús en el cielo ¿está en la cruz o está suelto?".

Un día que estaba lloviendo mucho la hermana de Paco (8 años) comentó: "Esto parece el Diluvio Universal". Y entonces le dijo Paco: "El Diluvio Universal, y yo sin conocer el amor".
Estaban viendo las noticias en casa de Juan (4 años) y apareció el Papa hablando en español. Su hermano Antonio dijo: "Mamá, qué raro habla el Papa". Y Juan, medio dormido, comentó: "¡Seguro que está borracho!".
En el bautizo de la hermana de Natalia (6 años) su hermana le dijo al cura: "Natalia, ¡con qué líquido, que es símbolo de pureza, vamos a bendecir a tu hermana?". Como Natalia no contestaba, el cura insistió: "A ver Natalia, lo tomas cada día con la comida". Y Natalia dijo: "¡Ah, con Fanta de naranja".
Pablo (6 años) estaba un día en el bautizo de un amiguito y, cuando el coro de la iglesia terminó la canción, él se levantó a aplaudir y gritó: "¿Os sabéis la de la gallina Turuleta?".
Un día Laura (3 años) se puso a ojear un periódico que su abuelo había dejado en la mesa y se quedó mirando una foto en la que había un grupo de musulmanes rezando agachados en una mezquita. Laura se quedó pensando un rato y dijo: "¿Qué habrá pasado aquí para que estén todos éstos intentando dar la voltereta?".
Alba (3 años) estaba con sus padres en Valencia y entraron en la Basílica de la Virgen de los Desamparados. Sus padres le dijeron que le pidiese a la Virgen salud para todos, y Alba se quedó muy seria mirando la imagen de la Virgen y dijo: "Por favor, salud para todos, pero ¡para mi un traje de princesa!".
Saúl (3 años) estaba en misa y, cuando llegó la hora de comulgar, estaba todo el mundo en silencio, y dijo Saúl en voz alta: "¡¡¡Ehhhh!!! ¡¡¡Yo también quiero patatas!!!".
Un día Violeta (7 años) estaba en la ducha y nada más salir se puso de rodillas mirando a una pared y dijo: "Gracias Dios, por la familia tan buena que me has dado. Aunque a veces me regañen". Y su madre le dijo riñéndole: "Vamos Violeta, ¿quieres levantarte ya de ahí? ¿No ves que estás empapada?". Y ella volvió a mirar a la pared donde había dado gracias y dijo: "¿Ves Dios, lo que te decía?".
Llorenç (5 años) vio un día a Ronaldinho mirar al cielo con las manos juntas antes del comienzo de un partido y le preguntó a su padre: "¿Qué está haciendo?". "Pues mira, hay gente que cree en un ser invisible que se llama Dios, y le rezan y le piden cosas. Y eso es lo que está haciendo Ronaldinho", le respondió su padre. Llorenç pareció quedar satisfecho con la explicación, pero al rato preguntó: "Papá, ¿cómo has dicho que se llamba el fantasma?".
Un día estaba Coro (6 años) jugando con su hermana mayor Mar, y a ésta se le cayó un crucifijo y se le rompió. Mar se preocupó mucho y Coro, para consolarla, le dijo: "Mar, no te preocupes, si ya estaba muerto".
Lucía (4 años) había tenido clase de religión en el colegio y nada más llegar a casa preguntó a su padre: "¿Cómo se llamaba la gente que rezaba al demonio en lugar de a Dios?". "Satánicos", le contestó su padre. "Pues yo quiero ser eso", dijo Lucía. "Pero ¿por qué?", le preguntó su padre sorprendido. Y Lucía respondió: "Porque si Dios es el bueno y el demonio es el malo, pues será mejor hacerle la pelota al malo por si acaso".
Eva (8 años) estaba hablando con un amigo suyo y le decía: "El mundo, la vida, todo se creó con el Big Bang". "No, todo lo creó Dios; la vida vino de Adán y Eva", le respondió su amigo Sergio. Y entonces Eva le dijo: "Perdona, pero eso es una leyenda urbana".
Un poco antes de Navidad, Nerea (3 años) le contó a sus padres que le habían explicado en el colegio la historia de los Reyes Magos. Sus padres le preguntaron qué le habían contado y ella respondió: "Que cuando nació el niño Jesús los Reyes le hicieron tres regalos: oro, cienso y mierda".
Cuando le preguntaron a su madre si Ana (6 años) iba a hacer la comunión, dijo: "No, no la va a hacer, es que nosotros no somos muy de iglesia...". Y Ana aclaró: "No, nosotros somos más de ayuntamiento".
Patricia (4 años) salía un día de misa y refiriéndose a las hostias que el cura había dado en la comunión, le dijo a su madre: "Mami, tienes que pedir al cura la receta de esas galletas".
Rubén (2 años y medio) estaba con sus padres en la catedral de Granada en Navidad. Se puso de rodillas delante de un crucifijo y dijo: "Hola, Señor. Me llamo Rubén y quiero un camión de la basura".
El abuelo de Sara (3 años) estaba vistiéndose en su habitación (en la que hay una imagen de la Virgen). Sara entró en la habitación justo cuando al abuelo se le escapó un pedo. Sara le preguntó: "Abuelo, ¿te has tirado un pedete?". "¿Yo?. No. Habrás sido tú", le dijo el abuelo. "Yo no", respondió Sara. "Pues yo tampoco", dijo el abuelo. Y entonces Sara comentó: "Pues habrá sido la Virgen".
Un día Martín (5 años) le dijo a su padre: "Cuando te morís vas al cielo... y vas para siempre, siempre, ¿no?". "Sí", le dijo su padre. Y Martín se quedó un momento pensando y le preguntó con cara de preocupación: "Hay televisión, ¿no?".
Paula (9 años) estaba con su madre frente a la iglesia esperando para entrar a catequesis y dijo de repente: "Jopeta mamá, qué morro tiene Dios, tiene un montón de casas y no ha pagado ninguna".

http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

No hay comentarios: