martes, 16 de junio de 2009

OCHO RAZONES PARA NO LLEVAR A LOS NIÑOS AL ZOO

El zoológico es un lugar ideal para pasear y llevar a los niños a contemplar las bestias enjauladas que allí se encuentran; pero tenemos que ser un poco cautos, porque ya se sabe que los animales son animales y les mueve ese instinto animal que llevan dentro, y pueden hacer actos poco decorosos a la vista de l@s niñ@s. No es que l@s niñ@s se escandalicen ya de nada, no; lo que pasa, es que te pueden salir con alguna pregunta incómoda tipo "¿qué están haciendo esos monos?", y no saber qué responderles en ese momento. Lo dicho, que la cabra tira al monte, los monos se montan unos a otros y no todo el monte es orgasmo, perdón orégano, ¡en qué estaría pensando!.

Para empezar, esta ardilla cervecera no da muy buen ejemplo a los pequeños.


Se va animando la cosa, hasta encadenados "se enganchan" estos manos. ¡Si es que siempre están pensando en lo mismo!.


Hay que advertirles a los niños que no hay que acercarse a los animales cuando estén haciendo según qué cosas. Que ya sabemos lo que nos molesta a nosotros cuando estamos en plena acción y llaman al timbre.


¡La lujuria total!. Tres conejos haciendo el trenecito. Está claro que aquí hay alguien que es gay.


Un buen remedio para el estreñimiento, aunque poco higiénico.


A ver qué explicación le damos a l@s niñ@s si nos preguntan qué están haciendo estos orangutanes.


Aquí ya en pleno éxtasis.


Y cuando no encuentras a nadie que te satisfaga, siempre te queda el remedio de autosatisfacerte.




ttp://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

No hay comentarios: