jueves, 4 de junio de 2009

PONGA UN CARTEL EN SU VIDA

Ya estamos aquí con otra entrega más de carteles y señales, que espero os sorprenda.

Este cartel está en la Isla Victoria, en Bariloche, Argentina. Se ve que algunos excursionistas no respetan mucho los carteles. O a lo mejor es que no saben leer.


Aquí se ve que hay peligro de que te tiren monitores a la cabeza. ¡Es que los ordenadores nos ponen de los nervios!, y luego claro, la pagan los monitores, que los pobres no tienen nada que ver.


En este restaurante en vez de invitarte al típico chupito te invitan a una línea (o raya) de coca. ¡Qué pasada!.


Hay animales que parecen inteligentes de verdad, ¿no creéis?.


Algunos sacerdotes, o quién quiera que sea, no están muy acertados al poner el nombre a sus iglesias. A lo mejor es que no entra nadie, y por eso la llamó así.


¡A lo que hemos llegado!, ¡ya hasta los asesinos se anuncian en las furgonetas.


Hace falta tener la cara muy dura para poner este cartel. Porque si no saben escribirlo, ya me imagino cómo será el español que te enseñan.


Este hotel más bien parece anunciar que está para que entren las palas y lo derrumben.


Si Newton hubiera leído este cartel, jamás se le hubiera ocurrido la teoría de la Ley de la Gravedad.


Y en este autobús se ve que los asientos son muy duros, porque te dicen que cuides tu trasero.



¿Pero, qué arte?.


¡Qué susto que debió llevarse la pobre tortuga!. Y sin seguro a terceros.


El que puso este cartel se ve que iba al grano. Dejádmela a mí, que ya la enseño yo, pensaría.



http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

No hay comentarios: