jueves, 3 de septiembre de 2009

MADE IN SPAIN

He aquí la segunda parte de los inventos españoles que os mostré la semana pasada. Seguramente estos han sido menos relevantes, pero hay que reconocer que también han sido y son importantes en la vida de muchas personas. Puede que se haya quedado alguno más en el tintero, como bien me recordaba "Picalcán" en el anterior post (la siesta); pero ésta es la recopilación que me llegó por correo. Investigaré, y si encuentro algún invento curioso por ahí, os lo mostraré.


El Chupa Chups

En esto de los inventos a los españoles siempre nos dio por coger un palito, y ¡zas!, un invento creado. Por ejemplo; cogimos un caramelo, le pusimos un palito e inventamos el chupa-chups.


El visionario empresario Enric Bernat tuvo una idea y la defendió al máximo: un caramelo con palo para chupar. Hoy en día, la marca Chupa Chups es reconocida en cualquier parte del mundo, y su logotipo, diseñado por Dalí, tiene la fuerza del de la Coca Cola (en el que estaba basado). Bernat convirtió una pequeña empresa familiar en una gran compañía, a base de trabajo duro y de muchos kilómetros con los muestrarios. Fue un pionero en el fenómeno del branding, y en el uso de expositores en los comercios en una época en la que eso de la marca no lo entendía nadie...


La fregona

A otra cosa a la que se nos ocurrió colocarle un palito fue a una tira de trapos, y nació la fregona para alivio de aquell@s que tenían que agacharse a fregar los suelos.


La aparición de la fregona de Manuel Jalón, inspirada en las mopas usadas en los cuarteles (aunque su antiguo colaborador Emilio Bellvis asegura que el invento es suyo en realidad) causó un impacto general allá por el año 1956.
En principio surgió como un objeto liberador de la mujer, eminentemente feminista y que permitía a estas levantarse del suelo, no tener que estar arrodilladas para limpiar la casa. Hoy las cosas han cambiado y está considerado como un objeto símbolo del machismo, pero realmente representó un primer paso para la liberación de la mujer, y su impacto fue mundial.


El futbolín

También le pusimos un palito al entretenimiento. A un español se le ocurrio coger un palito e insertar futbolistas en él. Nació el futbolín.


Alejandro Campos Ramírez, alias Alejandro Finisterre, fue un poeta, editor e inventor gallego conocido por crear el genial futbolín. En 1936 resultó herido en uno de los bombardeos de Madrid durante la Guerra Civil Española, y durante su estancia en el hospital, conoció a muchos niños heridos cuya mayor pena era la de no poder jugar al fútbol. Al recuperarse, y basándose en el tenis de mesa, encargó la construcción de su primera mesa de futbolín. Las empresas jugueteras no pudieron fabricar el producto en serie porque habían sido nacionalizadas por ambos bandos, siendo dedicadas a la manufactura de armas. Al terminar la guerra, la victoria del bando nacional golpista hico que se exiliara en Francia, pero antes había patentado el producto en Barcelona que perdió mientras atravesaba los Pirineos a pie, lo que posteriormente causó que los jugueteros valencianos se apropiaran el invento como propio durante muchos años (aun así, y a pesar de no conservar la patente, numerosos diseños con su nombre seguían existiendo entre carpinteros y jugueteros españoles). Su vida estuvo llena de aventuras. En los últimos años de su vida se trasladó a Zamora para cumplir como albacea de su amigo el poeta León Felipe. Murió en 2007, y sus cenizas fueron esparcidas en el río Duero desde el puente de piedra de Zamora y en el Atlántico, desde Finisterre.


La guitarra clásica

Otro palito que nos ha servido y sirve para entretenernos es la guitarra. Con una caja alrededor y seis cuerdas ya teníamos nuestro instrumento.


La guitarra clásica de 6 cuerdas tal y como la conocemos hoy se desarrolló en España durante el siglo XIII y el siglo XVIII como una modificación de la antigua vihuela. Anteriormente existían otros tipos de instrumentos de cuerda pulsada con apariencia similar utilizados por trovadores y moriscos, pero no exactamente iguales a la guitarra que ha llegado hasta nuestros días. La guitarra eléctrica, por ejemplo, es una modificación directa de la antigua guitarra española realizada por Les Paul en el siglo XX.


El cigarrillo

Este otro palito incandescente lo utilizan para muchos fines, aunque ponga en riesgo la salud de muchas personas.


El origen de los cigarrillos, como los conocemos hoy, data del siglo XVI, momento en el que los mendigos de la ciudad de Sevilla empezaron a recoger los desechos de las hojas de tabaco, triturándolos y liando este tabaco triturado en finos papeles de arroz. Esta práctica fue exporta por los marinos a buena parte del mundo, pero también sería en España donde se empezarían a manufacturar, por parte de las empresas tabacaleras, a comienzos del siglo XIX, ya que antes se consideraba a esta práctica digna de gente de baja calidad.


El afilalápices

Este invento no es precisamente un palito, pero está relacionado con ellos. Sirve para afilar los lápices.


Ignacio Urresti creó el afilalápices en 1945 siendo otra de las grandes aportaciones de España al mundo del material de oficina tras la grapadora Casco. Se inspiró en un molinillo de café, y su invento se hizo muy popular de forma inmediata, además de ser considerado como un gran ejemplo de diseño.


La grapadora de sobremesa

Este es otro invento de oficina y que ha servido y sirve para que no vayamos perdiendo los papeles por ahí.


La compañía Casco, formada por antiguos fabricantes de revólveres, se dedicó en los años 20 a crear material de oficina, llegando a lo más alto con la grapadora Casco, un hito del diseño mundial. Aunque las grapadoras ya existían con ese nombre, el diseño moderno (el que conocemos hoy) apareció con este modelo. Sus inventores fueron Juan Solozábal y Juan Olivé. Este modelo sigue vendiéndose en la actualidad en todo el mundo.


La jeringuilla desechable

Este invento es más reciente y ha evitado y evita muchos contagios de enfermedades peligrosas.


Algo tan simple que ha hecho tanto bien... Manuel Jalón, inventor de la fregona, creó la jeringuilla hipodérmica desechable, algo que hoy en día nos parece tan normal que muchas veces no le damos el valor necesario. Su aparición hizo mucho por la higiene sanitaria y significó un gran avance gracias al uso de los plásticos en la no proliferación de enfermedades.


La navaja

Aunque normalmente la usamos para fines inofensivos como cortar algo para comer o cortar algún objeto, hay quien la utiliza para agredir a alguien.


La navaja surge a finales del siglo XVI en España tras la prohibición promulgada por Carlos V de llevar armas de hoja larga (sobre todo espadas) agente ajena a la nobleza. La navaja permitía ocultar la hoja, además de ser pequeña, manejable y mucho más barata que una espada. Desde España se exportó hasta el resto de Europa con mucha rapidez, ya que fue un arma muy popular.


El coctel Molotov

Este sería un invento del que no tendríamos precisamente que estar orgullos@s, pero hay que decir que fuimos los creadores aunque sea un arma utilizada para hacer daño a los demás.


He aquí uno de esos inventos que casi mejor deberían no haberse convertido en realidad. El coctel Molotov, a pesar de tener un nombre "tan ruso", es un invento español. Apareció por primera vez en la Guerra Civil Española, siendo un arma barata utilizada por las milicias del ejército republicano, que paliaban así la carencia de armamento. En realidad, el cóctel Molotov como lo conocemos hoy se inventó en Finlandia como evolución del coctel Molotov español.

http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

No hay comentarios: