sábado, 5 de septiembre de 2009

PARTES DE ACCIDENTES (DE COCHES)

Hoy quiero mostraros una recopilación de partes de accidentes que, pueden parecer increíbles, pero son reales como la vida misma. Lo que aparece escrito es lo que l@s accidentad@s ponen en los espacios reservados para que los conductores resuman, en el menor número de palabras posibles, los detalles del accidente en el que se vieron envueltos. Puede deducirse de la lectura que nadie es culpable, que cada cual se justifica como puede y que la "redacción" es asignatura pendiente de muchos conductores. En rojo, van comentarios míos en tono de humor.

Estos son los párrafos:

"Volviendo al hogar, me metí en la casa que no es, y choqué contra el árbol que no tengo".
¡A que el coche tampoco va a ser de él!.

"El otro coche chocó con el mío, sin previo aviso de sus intenciones".
Es que hay gente sin educación, que chocan sin avisar ni nada.

"Creí que el cristal de la ventanilla estaba bajado, pero me dí cuenta de que estaba subido cuando saqué la cabeza a través de ella".
Sin comentarios.

"Choqué contra un camión estacionado, que venía en dirección contraria".
¡Si es que ni los camiones estacionados se están quietos!.

"Un camión retrocedió a través de mi parabrisas y le dió a mi mujer en la cara".
Confiesa que si no le hubiera dado el camión le hubieras dado tú.

"El peatón chocó contra mi coche y después se metió debajo".
Quería esconderse para que no te dieras cuenta de que había sido él.

"El tío estaba por toda la calle y tuve que hacer algunas maniobras bruscas antes de atropellarle".
Un poco más y se le escaba sano. No sé para que insisten tanto estos peatones en esquivar los coches.

"Saqué el coche del arcén, miré a mi suegra y me fuí de cabeza por el terraplén".
¡Si es que las suegras sacan a uno de sus casillas!.

"Tratando de matar una mosca, choqué contra el poste de teléfonos".
¿Y no se te ha ocurrido matarla en vez de con el coche con un matamoscas?.

"Había estado todo el día comprando plantas y al volver a casa, cuando llegué al cruce, un arbusto surgió de repente oscureciendo mi visión y no pude ver el coche que venía".
Eso es que el arbusto quiso ligar con las plantas que llevabas, seguro.

"Llevaba 40 años conduciendo cuando me dormí al volante y tuve el accidente".
No me extraña, lo raro es que no se hubiera dormido antes. ¡Cuarenta años conduciendo!, ¡qué paliza!.

"Para evitar colisionar con el parachoques del coche de delante, atropellé al peatón".
Es que las reparaciones en los talleres están carísimas.

"Mi coche estaba correctamente aparcado cuando, retrocediendo, le dio al otro coche".
Si es que le tengo dicho que se esté quietecito y no me hace caso.

"Un coche invisible que salió de la nada me dió un golpe y desapareció".
Desde luego, como excusa es demasiado. ¿Quién esperaba que se lo creyera?.

"Le dije al policía que no estaba herido, pero cuando me quité el sombrero descubrí que tenía fractura de cráneo".
Si es que estos sombreros que hacen ahora no protegen nada.

"Estaba convencido de que el vejete no llegaría nunca al otro lado de la calzada cuando le atropellé".
Y además te aseguraste de que no lo hiciera.

"El peatón no sabía en qué dirección correr, así que le pasé por encima".
Se creen muy listos estos peatones, pero los conductores somos más rápidos.

"Vi una cara triste moviéndose lentamente, cuando el señor mayor rebotó en el techo de mi coche".
Pues yo veo a l@s niñ@s rebotar en las camas elásticas, y están la mar de felices. Decididamente, las personas mayores son unos tristes.

"La causa indirecta del accidente fue un tipo bajito en un coche pequeño, con una boca muy grande".
¡Es que eso distrae a cualquiera!. Estos tipos así no deberían salir a la carretera, son un peligro.

"El poste de teléfonos se estaba acercando y cuando maniobraba para salirme de su camino, choqué de frente".
¡Y menos mal que no se puso de lado!.

"Cuando llegué al cruce apareció de pronto una señal donde nunca había habido una señal de stop antes y no pude parar a tiempo".
Eso es señal de que antes no había señal.

"Cuando el coche abandonó la calzada, salí despedido. Más tarde me encontraron en un hoyo unas vacas sueltas".
Las vacas, aunque tienen cuernos, son más fieles. Tu coche te abandona; pero unas vacas que ni siquiera conoces, van y te auxilian.

"Circulando normalmente por la carretera con mi automóvil me entraron ganas de hacer de cuerpo, por lo que paré el coche en el arcén y me fui a hacerlo a unos matorrales cercanos, y cuando estaba con los pantalones bajados, vino el contrario y me dio por detrás con el basculante (del camión)".
Este sin duda, es el mejor.

http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

No hay comentarios: