sábado, 28 de noviembre de 2009

POR QUE LOS HOSPITALES HUELEN A SOPA DE APIO Y LEYES PEDIATRICAS DE MURPHY

Resulta curioso ese olor característico de muchos hospitales, y que nos recuerda a aquella odiosa sopa de apio. Según recientes investigaciones, hay varias teorías que explicarían ese olor peculiar y que veremos seguidamente. También podréis echar un vistazo a otras Leyes de Murphy que vienen a engrosar la colección que ya tenemos de estas leyes. En esta ocasión vamos a ver las Leyes de Murphy aplicadas a la pediatría.

¿POR QUE MUCHOS HOSPITALES HUELEN A SOPA DE APIO?

Después de arduas investigaciones, se ha llegado a varias teorías que narran los distintos motivos por los que podría explicarse esta característica perpetua de los hospitales, clínicas, sanatorios y centros de salud, a saber:

Teoría 1:
El olor a sopa de apio que inunda los hospitales no es olor, sino sabor volatilizado. Así se explica que las sopas sean tan desabridas: el sabor salió de la olla para inundar los corredores, ascensores y salas de espera.

Teoría 2:
En realidad no es sopa, sino un aromatizador electrónico que tapa con ese aroma los demás olores fétidos a cosas asquerosas que emanan de los baños sin lavar.

Teoría 3:
Todos los directores de hospitales invierten sus reservas en la compra de campos para el cultivo de grandes plantaciones de apio que luego le venden al hospital a precios cuadruplicados, lo que resulta un negocio tan redondo como un plato de sopa.

Teoría 4:
Es la misma sopa que está en el fuego hace veinticinco años. La idea no es servirla, sino lograr que su penetrante olor espante a los pacientes que están sobrando en las salas de espera, obligándolos a regresar otro día en que tampoco soportarán el olor, entonces se irán para volver otro día ...y así hasta que se mueran.

Teoría 5:
Es un código secreto entre los médicos. Cuando llega el olor a sopa es el momento en que todos dicen "tengo que ir a hacer una intervención quirúrgica de urgencia" y se escapan por la puerta trasera para ir a jugar al golf.

Teoría 6:
Se encontraron unos antiguos papiros en egipcio donde el médico de la corte del faraón Ptolomeo II decía que los médicos, estén donde estén, llevarán consigo la eterna maldición del Perpetuo Olor a Sopa hasta el día en que sepan hacer diez diagnósticos correctos de diez pacientes seguidos, sin repetir y sin soplar.

Teoría 7:
Es la que considera que si en los hospitales nunca hay presupuesto para comprar una mísera jeringa o aspirina, mucho menos habrá fondos para reparar el extractor de la cocina, que siempre es un "Ventilux" modelo 1954, del que ya no se consiguen repuestos en ninguna parte.

Teoría 8:
De acuerdo a ciertos trascendidos, el olor a sopa es un método hospitalario para detectar qué pacientes se curaron de la congestión nasal o salieron de coma (y pueden sentir el olor) y quiénes todavía siguen dormidos o congestionados.


Teoría 9:
El personal que trabaja en hospitales y clínicas tiene afectado los receptores nasales del olfato por alguna extraña causa que está por descubrir. La prueba está en que, ante la investigación llevada a cabo, todos ellos preguntaron: "¿Olor a sopa? ¿Qué olor a sopa?".


LEYES PEDIATRICAS DE MURPHY

Ley de la Pediatría de Mc Allister:
Todo niño toserá ferozmente cuando le ruegues que se limite a respirar hondo y sólo respirará hondo cuando le pidas que tosa.

Ley de la Pediatría de von Proschek:
La mentalidad de los pacientes es, invariablemente:
"Si algo está en el consultorio del pediatria, significa que puedo jugar con ello".

Regla del Dr. Caramelo:
A los pacientes infantiles hay que gritarles de entrada, porque hablándoles suavemente antes, se pierde tiempo.
Corolario de la Regla del Dr. Caramelo:
Si les gritas de entrada, a los cinco minutos deberás gritarles más fuerte.

Principio de la Balanza:
Todo paciente de pediatría pasará todo el tiempo de la consulta subido a la balanza, excepto en el momento exacto en que necesites pesarlo.

Primer Principio Posológico de Brown:
Todo niño afirma que puede tragar píldoras hasta un segundo antes de escupirlas.

Segundo Principio Posológico de Brown:
Los jarabes más efectivos tienen sabor a desinfectante de inodoros.

Tercer principio Posológico de Brown:
No existe manera honesta de inducir a un niño a que se deje poner una inyección.

Cuarto Principio Posológico de Brown:
Cuando un pediatra receta un cuarto de comprimido cada 8 horas, lo que el niño recibirá es un octavo de la porción hecha polvo.

Ley de las Urgencias:
Los niños siempre levantan picos de fiebre a la hora exacta en que el pediatra se retiró del consultorio.

http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

No hay comentarios: