martes, 30 de marzo de 2010

ANDAMIOS PELIGROSOS

La confianza en el trabajo es una mala amiga. Hacer cosas repetitivas, y creernos que podemos arreglar las cosas añadiendo un trozo de madera o alargando el brazo, nos puede costar bastante caro. Y lo malo no es que pongamos en juego nuestra vida, sino también la de los demás. Si echáis un vistazo a las fotos de estos andamios, comprenderéis lo que os digo.

Imagino que este obrero va atado por la cintura; porque si no, viendo la estructura de este andamio, se la está jugando.



Esto es lo que se llama improvisar, cualquier cosa vale para colocar el andamio.



Hay gente que se cree Spiderman, y se juega el físico de la forma más tonta.



En algún país de Asia son capaces de gatear por esta maraña de estructuras.



Para no tener que poner tantas veces el andamio, estos pintores se estiran para llegar lo más lejos posible con la brocha.



Este trabajador, más que un albañil parece un funambilista.



¡Hay que estar "colgado" para trabajar así!, nunca mejor dicho.



Cuando el apoyo no es muy bueno, siempre está bien contar con una ayuda para que nos sujeten la escalera.



Estos andamios parecen más propios de un circo que de unos albañiles.




http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy bueno.