miércoles, 26 de enero de 2011

VENTE A DORMIR

El monólogo de hoy trata de los deseos de un novio enamorado de dormir con su chica por la noche. ¿Dormir?, ¡pero quién se lo había creído!. Este lo que quiere es lo que quiere. Si en el fondo va a ser verdad lo del tópico de que "todos los hombres van a lo mismo". Bueno, echadle un vistazo, porque no tiene desperdicio lo que la mente de este chaval es capaz de tramar para "dormir" una noche con su chica.



VENTE A DORMIR

El tema del que esta noche quiero hablaros es de la realidad, de la realidad cruda y dura del amor, pasas horas y horas con tu novia, compañera, rollo... cada vez los jóvenes ponemos unos nombres más complicados, porque ya no sabes si tu "novia" es la de toda la vida, la de buena familia, la de los suegros, la que no puedes salir de casa sin decirle, “no tardaré cariño”, “si no sales tú, para mi la fiesta no tiene sentido, tampoco salgo”, la que le regalas el primer día la alianza de compromiso, pensando en que, por apenas 12,09 euros la tienes para toda la vida.
Pero tu "compañera", se confunde, no es la del trabajo, o la del sindicato, sino sencillamente la chica encantadora que está deseando verla, que la llamas solete y que es lo mejor que te ha pasado en tu vida, que puedes hablar con ella, contarte tus temores y también tus sueños y que ella haga lo mismo.
Luego está “rollo”, sí este sí que está claro y que no es ninguna de las anteriores, y que si las anteriores se enteraran ya no serían nada ninguna de las dos anteriores, porque se conjurarían contra ti, y serían capaces de hacer el trenecito delante de ti para hacerte pasar envidia.
Pero no lo que yo hoy que quería hablaros es de que cuando estás tantas horas con tu novia tienes “el mono” y te apetece pegarte a ella veinticinco horas al día, qué digo, cincuenta, mil horas al día ¿no os ha pasado que siempre tiene que irse a dormir a casa temprano?, como si a las tres de la mañana fuera la hora en que se levantaran los delincuentes, pero los malos, no los que roban a los ricos para dárselo a los pobres, y fueran como los vikingos arrasando por las calles, con todas las chicas buenas que encuentren, es como si salieras con una delincuente en tercer grado, a dormir todas las noches a la cárcel, y es entonces cuando te planteas dormir con ella y como el coche es algo incómodo y debajo del puente siempre hay algún coche, le sugieres llevártela a casa a dormir, ¡qué buena idea!
Pero claro están tus padres, vaya, no habías contado con esto, le das vueltas a la cabeza y te planteas, “pero, ¿por qué no?”, si pasara algo la puedes esconder debajo de las sábanas, “una arruguita que hace la manta mamá”, o en el armario, ¿quién va a mirar en el armario entre la montaña de ropa sucia que has dejado de todo el fin de semana?, o... debajo de la cama..., mejor debajo de la cama, ya nadie mira debajo de la cama por si hay alguien con un cuchillo y quiere matarte, aún encima no se lo vas a poner más fácil, ¡venga a qué esperas para matarme, no te quedes toda la noche ahí que te vas a quedar congelado!, y piensas que todo es perfecto, y claro se lo dices, “vente a casa a dormir”, y ella sin pensarlo te dice, “¿pero estás loco no?, ¡lo estarás diciendo de broma!, ¿verdad?”, claro tú no caes en la estupidez que estás diciendo, porque habrá algo más estúpido que llevarla a casa con tus padres durmiendo a dos metros de tu habitación; “no en serio vente a casa a dormir, mis padres no se van a enterar, ¿cómo se van a enterar si estarán durmiendo?, efectiva lógica, ellos nunca se enteran, duermen como niños, si no se enteran los fines de semana cuando llego a casa, ¿cómo se van a enterar un lunes?”, que habría más bonito que jugarse la vida por tu chica, por la que suspiras, el oxígeno de tu corazón, y claro tan bonito se lo pones que ella, que aún siendo más inteligente, calculadora y hábil que tú, cae en la trampa, ¡vale!, “seguro que nos pillan”, y a ver qué le digo a tus padres, “¿que era una rana que te encontraste por la calle y que si me metías en tu cama me convertía en princesa?”, venga hombre que ese cuento ya se lo saben, y de todas las formas ya no quedan princesas, pero la has convencido, ¡eres un flecha!, ¡que labia tienes!, vales para político, tienes el don de convencer a la gente, has hecho que pierda la razón, ahora en vez de morir tú, moriréis los dos.
"Vale, me voy a dormir a tu casa pero hay que buscar una buena excusa”; tú ya no puedes salir de tu estupidez, tu deseo se ha cumplido, ¡Dios existe!, los ojos te desbordan, las piernas te tiemblan, ya casi no puedes sostenerte y caes al suelo, desde el suelo las manos te empiezan a sudar, te estás desecando, resbalas, la sangre no te llega al cerebro y es cuando empiezas a verlo todo borroso, estás en una nube, y empiezas a sonreír, ¿sonreír? cómo puedes sonreír por algo que te va a quitar la vida, es que no ves que eres joven y vas a morir, que jamás cobrarás la pensión, y claro a una solución otro problema, ¿qué le dice a sus padres?, le empiezas a dar ideas: “no es que hoy es el cumpleaños de Mamen y me voy dormir a su casa, no están sus padres y su novio está en Alicante trabajando, está sola en casa y quiero compartir estos momentos tan importantes con ella para que no se deprima”, y claro sus padres que no son tontos se huelen algo, y ni se lo piensan: “NO”, ¿un no?, y claro tú nunca habías pensado en que dijeran que no, ¿cómo iban a decir que no?, si esa palabra no existe, ¿existe?, ¿cuándo la han inventado? ¿está en el diccionario? ¿cómo puede ser?, era perfecto, ¡perfecto!; vale, ya tenemos otro problema, ¿qué hacer?, porque claro ella ya se ha hecho a la genial idea de venir a dormir a casa, qué experiencia, dormir con el hombre más guapo de la tierra, “Yors Cluni” en su cama, despertar a su lado, ¿quién podría perderse ese momento tan mágico y bonito?, ¡¡cuántas quisieran!!, sin embargo, no se podrá hacer realidad y de repente te llega un mensaje, “tndrá q sr otro día, no pued sr, bsos”.
Pero tú no puedes dejarlo así, no puedes dormir solo, cómo vas a dormir solo, que estupidez, llevas durmiendo veinticinco años sólo, nueve mil ciento veintinueve noches sólo y cómo puedes dormir una noche más sólo, ¡impensable!, si ya tienes hasta el plan hecho, todo es perfecto, le dejas tu pijama, ¡tu chica dentro de tu pijama!, la emoción te desborda, tu mente se va al cielo, estará igual de preciosa que la “Feifer” en lo que “La verdad esconde”, le dejarás que se ponga uno de tus calcetines de Disney que utilizas para dormir, qué bonito un pie cada uno, que puede haber en la tierra más tierno que verla con tu pijama de rayitas y tu calcetín de “Micki”, le pondrás la mejor música, la abrazarás y besarás toda, toda la noche, las horas ya no pasarán, el reloj ya no será un incordio, sino un testigo, toma esa, ya era hora de que te ganara reloj estúpido, y al día siguiente la despertarás con el mejor beso y la voz más dulce “Buenos Día solete”.
Y sigues empecinándote más, tu mente está enajenada, loco de amor y pasión, sólo piensas en ello, dormir con el ser más bello del mundo y no va a ser posible, el mundo se acaba..., no podré dormir esta noche sin ella, es el fin, no lo soportaré, moriré de pena, abandonado..., no quiero..., no puedo..., quizás no llegue a despertar, que muerte más triste, sin mi chica a mi lado en esas horas tan difíciles de agonía, "qué hago?", ya está cómo se me había podido pasar, nada de mentiras, mentir nunca es bueno y al final te pillan, aparte es pecado, yo no quiero ir al infierno, siempre con la verdad por delante, lo he decidido: “hablo con sus padres”, me pondré mis pantalones de pana, la americana azul marino de mi hermano y la corbata azul de lunares blancos de la boda de mi padre y seguro que cuela, a mi padre le funcionó, y lleva treinta años seguidos durmiendo con mi madre, yo puedo ser menos, soy más guapo y más joven que mi padre, sólo ante el peligro como “Cary Gran”, me afeitaré, me pondré mi colonia de “Angel Chenler” y pondré cara de buen chico, les digo quiénes son mis padres, que son de buena familia, que mi madre es muy trabajadora y mi padre muy simpático, e incluso que mi bisabuelo estuvo en la guerra de África, un héroe, ¡qué estupidez!, pero tengo que darles razones..., y también que llevo muy buenas notas, que llevo todo dieces y que he suspendido matemáticas aposta para sacar mejores notas en septiembre, que soy socio de varias “oenejes” e incluso les puedo decir que es la primera noche que duermo con ella, ¡¡así se quedarán más tranquilos!! y seguro que cuela.
Tengo que aprovechar el mejor momento para presentarme en su casa, las ocho y media, puntual, para que vean que soy serio, no puedo llegar un minuto tarde, ¿qué pensarán?, ¿qué no me importa?, que es cuando está Gente, los famosos duermen fuera de casa todos los días, mira el Denilson y la Vicky, y mi madre que lo ve todos los días le encanta ese programa, a todas las madres les encanta, siempre están queriendo parecerse a los famosos, cuánto glamur, ¿por qué no?, si los famosos lo hacen, pues que tiene que ser normal, ¿pero que estoy diciendo?, su padre saca la escopeta de caza y nos matan a los dos, seguro que pensará que los famosos son unos golfos, yo no quiero que piense que soy un golfo, pero claro, ¿a qué hora voy?, en el telediario no voy a ir que estarán cenando y entre los afganos y yo, seguramente se les indigeste la comida, descartado, cuando den el tiempo, tampoco, y que mañana haga frío y llueva, y claro si voy cuando están poniendo operación triunfo pueden pensar que va a estar tres meses fuera de casa, y tampoco es plan, y para rematar cuando ponen "crónicas marcianas" para que os voy a contar..., peor el remedio que la enfermedad, total, que ya no quedan más programas que me favorezcan, las opciones se acaban, la noche se echa encima, las nueve, solo quedan dos horas para buscar la solución, el reloj se vuelve en mi contra otra vez, no si al final siempre gana él, ¡vengativo!
Y vuelves a la mentira, mentir, eso mentir; soy el diablo, ya no quiero el cielo, quiero mentir, ¡me incitan a mentir!, pero ¿cómo no se pudo pasar antes por la cabeza?, ¡la secuestro!, mejor un secuestro, buena idea, pero qué estoy diciendo ¿secuestrar a mi chica?, ¡Como están los secuestros en España!, todo el país buscándola, hasta la policía local que nunca hace nada se sumaría a la investigación, y seguro que la maruja del segundo que siempre está en el balcón la ve entrar en casa, lo ve en las noticias de la 2, la reconoce y llama a la policía, ¿quién no se sabe el 092?, podían poner otro número más difícil, por ejemplo un móvil, que siempre te equivocas, y para cuando quieran venir mi chica ya se ha ido, y al día siguiente tengo a los geos, a los de telecinco, que están siempre están en todas partes hasta en la sopa, y hasta a Ana Rosa Quintana en mi habitación, preguntándome “por qué se me ocurrió compartir los calcetines de Disney y si tiene algo que ver con los atentados del 11-S”, pero igual no se enteran mis padres, cómo se van a enterar si duermen como niños..., ¡no!, tiene que ser algo más creíble... y menos peligroso, ya está, ¡¡las amigas!!, para los momentos difíciles siempre tienen que estar ahí, y este es el momento más complicado de mi vida, “es que ha acompañado a una amiga a urgencias y estaba colapsado y no hemos podido salir en toda la noche, pero claro ahora hay que buscar a una amiga, un coche, una fractura y un kilo de vendas para poner en algún sitio del cuerpo, y claro, si tiene que estar toda la noche fuera pues que le tienes que buscar casa, pijama, calcetines, y cama o armario, ya está, solucionado, no te preocupes, te la llevas a casa, si no pillan a mi chica, ¡cómo la van a pillar a ella tonto!, en la cama cabemos los tres, pero claro la arruguita de la manta ya no es creíble, mejor el armario, es grande, ¡¡dos chicas en mi casa!!, igual no se enteran mis padres pero se entera todo el vecindario, y la vecina del segundo flipará y me denunciará por polígamo; total, que tampoco, no hay opciones y entonces se te pasa por la cabeza la mejor idea, cómo la podías haber olvidado, irte tú a su casa, porque los chicos tenemos más facilidad para pasar la noche fuera, nosotros sí que sabemos mentir y convencer a nuestros padres, somos unos ases, el sexo de la mentira, el don divino, "no puedo venir a dormir, es que tengo un curso en Madrid y vengo mañana, si quieres algo llámame al móvil", y claro si tus padres duermen, los suyos qué hacen pues dormir también, todos los padres duermen ¿no?, y cómo te van a pillar, si con tanto cine soy un experto, en un salto a lo matrix te subes al armario o te pegas como una salamanquesa al techo y ni te ven, o dejas el armario abierto, por si acaso, y te escondes detrás de sus vestidos, ¿quién va a mirar un monótono lunes detrás de su falda y su camiseta de nochevieja?, o desciendes por su balcón, por la cañería, mejor desaparecer, si no hay arma del crimen nunca hubo crimen, si Harry Potter puede hacerlo, tú vas a ser menos que ese niño introvertido y estúpido, entonces le mandas un mensaje “ola solet ya tngo solucion, q stoy pnsndo q m voy a tu ksa, no t preocups x nada. 1bso”, ¿cómo se puede preocupar...? si lo tengo todo pensado, paso la noche con ella y por la mañana desaparezco, como yeims bon, que no deja ni rastro, en fin que después de aquella noche en la cual no me pillaron, he decidido no jugarme más la vida y he encontrado la solución a mi remedio, ahora somos conductores nocturnos del metro y ya no tengo este problema para dormir con mi chica, dormir de día con mi solete cuando sus padres están trabajando. Buenas Noches.


http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

No hay comentarios: