lunes, 25 de abril de 2011

MAS DELINCUENTES TORPES

Hace diez días os mostré cómo algunos de los delincuentes más torpes de Europa fueron detenidos. En aquella ocasión, se trataba de personas de Hungría, Polonia y Holanda; hoy vamos a ver otros delincuentes torpes de Europa, concretamente de Noruega, Suecia, Rusia, Alemania, Reino Unido, Austria, Croacia y España.

En Noruega, dos jóvenes de veintitantos años tuvieron la brillante idea de divertirse destrozando un ascensor de una estación de tren. Les dieron patadas a las puertas cerradas; con lo cual, las bloquearon y pararon el ascensor e hicieron sonar la alarma. Los vándalos, atrapados dentro, tuvieron que esperar a ser liberados por los bomberos, que llegaron acompañados por la policía.

Nos vamos al país de al lado, Suecia, donde un chico de veintiún años fue arrestado por sospecha de fraude después de usar una tarjeta de crédito falsa quince veces. La noticia no resultaría extraña, pues es un delito muy común; lo raro fue que el joven utilizaba su propio nombre en la tarjeta falsa.

Otro sueco hizo también algo merecedor de contar aquí. Cuando el perro de una mujer desapareció en la ciudad de Malmo, ésta puso carteles de recompensa para quien le devolviera a su perro. Cuando recibió un mensaje de texto pidiéndole un rescate de diez mil coronas si quería ver a su perro de nuevo, la mujer fue a la policía. Como el mensaje del chantajista finalizaba con las instrucciones de transferir la suma de dinero a un número de cuenta específico, a la policía le llevó poco tiempo encontrar la identidad del propietario. El perro fue descubierto sano y salvo más tarde, comprobando que el supuesto rapto era falso.

Cerca de Suecia, en Rusia, un infortunado ladrón no llegó ni a su coche después de entrar en un apartamento de Moscú donde había robado numerosas joyas. El joven, de veinticuatro años, estaba obviamente un poco achispado y decidió tumbarse y descansar un poco, y lo hizo en el dormitorio, donde le encontró el propietario del apartamento. Más tarde, llegó la policía y detuvo al ladrón, que resultó ser responsable de otros siete robos.

En Alemania, en el año 2010, un joven de diecinueve años parecía no haber dejado rastro alguno tras robar un banco en Bavaria, si no fuera porque no supo estarse callado. Cuando la policía dio detalles inexactos sobre el delito, no pudo resistirse a ponerse en contacto con la prensa vía email y corregirla. Al mismo tiempo, informó que se encontraba en Hamburgo. Lógicamente, después de estar arriesgándose de esta manera, acabó detenido.

También en Alemania, otro torpe delincuente intentó entrar en el piso de su vecino con una tarjeta de crédito y despertó al dueño. Con las prisas por huir, se le rompió la tarjeta por la mitad, quedando su nombre y los detalles de su cuenta a la policía. La policía contó que les llamó la víctima y les leyó los detalles de la tarjeta, y cuando llegaron a detener al ladrón en su casa, la otra mitad de la tarjeta estaba sobre la mesa de la cocina.

Tan torpe como el anterior, fue un ladrón en Reino Unido que dejó una vista vital en una casa en la que había entrado, su móvil con una foto suya. El detective que investigaba el robo le reconoció. Al verse acusado, el ladrón reclamó que había perdido el móvil y que alguien lo había usado; pero la coartada no le sirvió de nada, al encontrar todos los objetos robados en su casa. El hombre, de cuarenta y cuatro años, fue condenado a ciento sesenta horas de servicios a la comunidad.

En Austria un ladrón robó unos quinientos euros durante una incursión a una gasolinera del norte del país antes de quedar atrapado en la ventana por la que intentaba escapar debido a sus ciento veinte kilos de peso, por lo que tuvo que esperar durante horas hasta que el arrendatario y la policía lo liberaron a la mañana siguiente.

A nuestro personaje siguiente, le traicionó la tecnología moderna. Ocurrió en Croacia, cuando este sujeto y su colega fueron encontrados con ciento tres gramos de marihuana en el coche. Mientras estaban en la comisaría esperando a ser interrogados, un tercer hombre mandó un SMS a uno de sus móviles de decía "riega la maría, por favor". La policía fue a su casa y encontró una pequeña plantación en el jardín de atrás. El conductor fue condenado por posesión e intento de comercializar con drogas. Los dos amigos fueron declarados inocentes por falta de pruebas.

Y finalizamos en nuestro país, España. Dos jóvenes fueron detenidos tras intentar atracar un locutorio en Carabanchel (Madrid). Uno de los ladrones había accedido previamente al local para hacer una llamada y se olvidó el móvil al lado de la cabina. Unos minutos después volvió junto a un compinche con una pistola mientras exigían la recaudación. Al encontrar el móvil olvidado, la policía halló fotos de los delincuentes así como mensajes de texto de su compañera sentimental, de la que averiguaron su identidad y les llevó a la detención de los atracadores.

Igualmente en España, dos hombres abordaron en el portal de su casa en Madrid a una joven que salía de trabajar en un locutorio. Con un cuchillo y un revólver de plástico la obligaron a subir a su vivienda, donde la maniataron con la intención de robarle la recaudación. El problema fue que se olvidaron de comprobar si había alguien más en la casa, en la que se hallaba escondida su pareja. Esta les había oído entrar, y alertó a la policía, que llegó más tarde, y tras obtener la descripción de los delincuentes, les localizaron y detuvieron.


http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

No hay comentarios: