lunes, 30 de mayo de 2011

CURIOSIDADES AL SONAR EL HIMNO EN CEREMONIAS DEPORTIVAS

Hay que felicitar por los éxitos conseguidos por deportistas españoles en los últimos días; sin ir más lejos, la victoria en el Giro de Italia de Alberto Contador y la champions conseguida por el Barcelona en fútbol y balonmano este fin de semana. Con tanto ganador, y los que hemos tenido en los últimos meses (motociclismo, fútbol, tenis, etc.); no es extraño que suene muchas veces el himno nacional, y quizá por eso, suelen ocurrir errores cuando suena el mismo. A continuación os enumero algunos de los errores históricos cuando sonó nuestro himno y también cuando sonó por error otro himno de otro país provocando conflictos diplomáticos.


Para empezar, ayer domingo, cuando Alberto Contador estaba en lo alto del podio en Milán celebrando su recién ganado Giro, se vio sorprendido al sonar el himno español con la letra de José María Pemán de fondo. Su cara era todo un poema cuando, en un himno que no tiene letra, escuchó la voz de José María Pemán cantando “¡Viva España! Alzad los brazos, hijos del pueblo español, que vuelve a resurgir…”, la letra previa de la dictadura franquista.


Y no es la primera vez que le ocurre esto a Contador, porque cuando en el Tour del 2009 celebraba su victoria en los Campos Elíseos, le pusieron el himno danés. Para compensarlo, la organización hizo sonar el himno español cuando su equipo, el Discovery, subió a recoger el premio por equipos.


En un partido de fútbol jugado por España en Praga frente a la selección de Checoslovaquia en 1967, sonó el “Himno de Riego” (el himno republicano); según explicaron después, porque era la única partitura que tenían a mano. Lo curioso, es que los jugadores españoles creían que era el himno local y permanecieron en posición de firmes; pero el entonces presidente de la Federación, José Luis Costa, realizó una sonora protesta.

Con este himno hubo un incidente no hace muchos años. Concretamente, fue en 2003, cuando se disputaba la final de la Copa David entre Australia y España en Melbourne. Un famoso trompetista de 41 años llamado James Morrison hizo un solo de trompeta interpretando el “Himno de Riego”. Todavía recuerdo la cara de los tenistas que se miraban unos a otros sorprendidos.

Un poquito antes, el 29 de julio de 2001, los jugadores de la selección de waterpolo que habían vencido en la final a Yugoslavia por 4 a 2 celebrada en Fukuoka (Japón). No pudieron disfrutar del todo de esta victoria, ya que cuando estaban izando la bandera, un fallo impidió escuchar el himno por la megafonía. Ante la incapacidad de poder subsanar ese error, la organización pidió a nuestros deportistas que cantaran “a capela” el himno, lo cual hicieron tarareándolo ya que nuestro himno no tiene letra.

Y dos años antes, en 1999 en el Campeonato del Mundo de balonmano disputado en El Cairo, y cuando Iñaki Urdangarín ya era prometido de la Infanta Cristina; antes de enfrentarse a Argentina, sonó el himno de Marruecos en lugar del español. Los jugadores se miraban unos a otros de reojo, mientras Urdangarín que estaba ese día en la grada por estar reservado veía como el presidente de la Federación Española, Jesús López Ricondo, que estaba a su lado, estallaba y saltaba enfadado a la pista haciendo señas a la mesa para que arreglaran semejante error, cosa que por cierto, no sucedió.


Ese mismo año, en el partido de la Liga Mundial de voleibol disputado en Winnipeg entre Canadá y España, los organizadores omitieron el himno español antes del partido. El error lo intentaron subsanar con unos obsequios al equipo.


Para que cosas como estas no ocurrieran; Antonio García, utillero del equipo español de fútbol en la Copa del Mundo de 1994, tenía por costumbre llevar en su equipaje junto con una bandera, una casete y un disco con el himno de España. sigue siendo, por el momento, el hombre más previsor que jamás haya tenido España en una selección deportiva de elite. Así, si surgían problemas como los antes citados, Antonio echaba mano de su “equipo de emergencia” y subsanaba el problema. A lo mejor gracias a este precavido hombre, no hubo más incidentes que “dieran la nota”.


Ha habido otros países que sufrieron fallos parecidos, pero que no pasaron tan pacíficamente. Por ejemplo, en los Juegos Bolivarianos celebrados en Perú en octubre de 1997; la ecuatoriana Martha Tenorio, ganadora de la prueba de los 10.000 metros en atletismo, se llevó un disgusto cuando escuchaba el himno de Perú, en lugar del de su país, cuando iba a ser premiada. A lo mejor esto no hubiera tenido más trascendencia, a no ser porque estos dos países intentaban avanzar en un proceso de paz después de la guerra que los enfrentó en 1995, y la delegación ecuatoriana envió una protesta formal a los organizadores.


También en América tubo lugar otro error cuando se disputaba un partido de fútbol entre Colombia y Cuba correspondiente a los Juegos Panamericanos de Santo Domingo en 2003. Los responsables de la megafonía pusieron un disco de himnos con el rótulo de Colombia, pero en realidad era el de Brasil. Suerte que la banda respondió rápidamente improvisando el himno colombiano. Por si esto fuera poco, en el sistema de sonido tuvieron problemas y no pudieron reproducir el himno de Cuba, por lo que los jugadores de este país y algunos que estaban en el estadio decidieron cantarlo a viva voz.


http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

No hay comentarios: