martes, 14 de junio de 2011

GENTE PEREZOSA

La pereza, junto con otros seis más, es un pecado capital. Podríamos comprender situaciones de cansancio, porque a todos nos ha pasado que a veces no tenemos ganas de hacer algo; pero hacer cosas como las que vais a ver, es ser un perezoso compulsivo. Esto más que un pecado parece una enfermedad.

Hay que ser muy flojo para tomar un sillón y sentarse para orinar en un urinario de los de pie.


Otra forma de pereza es la de no limpiar. En este caso, si el congelador no se descongela y se limpia, termina por funcionar mal y no dejar espacio para congelar más cosas.


Otra cosa que conviene limpiar a menudo son los ceniceros. Por muy ensimismados que estemos con el ordenador, hay que hacer una pausa de vez en cuando para limpiar un poco.


En el trabajo, también los hay perezosos. Hay gente que por no retirar una rama de nada, dibuja una curva para esquivarla.


Otros, en vez de hacer una curva, pasan por encima del obstáculo. Aunque éste sea un armadillo atropellado.


Subir por las escaleras mecánicas, es otro síntoma de vagancia; aunque puede estar justificado si estamos cansad@s.


Pero lo que no justifica coger unas escaleras mecánicas, es si estas te llevan a la entrada de un gimnasio al que vas a ir a hacer ejercicio. Que paradoja, ¿verdad?.



http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

No hay comentarios: