martes, 5 de julio de 2011

LOS DELINCUENTES TORPES SON NOTICIA

Ya no hay profesionales ni siquiera a la hora de cometer un delito. ¿Dónde están aquellos ladrones de guante blanco que veíamos en las películas llevarse el botín sin dejar ni rastro?. Y es que la realidad no tiene nada que ver con la ficción; e intentar hacer lo que en las películas siendo un simple aficionado, puede llevarnos a hacer chapuzas delictivas como las que vais a ver en las siguientes noticias.


ROBA EN LA CASA DEL POLICIA QUE LE HABIA DETENIDO

Un ladrón, en mitad de la noche, entró en una casa accediendo a una ventana a la cocina de la misma. Entró sigilosamente, subió despacio por la escalera y comenzó a rebuscar por las habitaciones.
Todo iba bien, hasta que abrió la puerta de uno de los dormitorios, y se encontró que el que estaba durmiendo en la cama era el policía que le había detenido la última vez. Michael Harvey, el torpe ladrón de 32 años, hechó a correr por la casa para evitar ser detenido otra vez; pero el policía le atrapó y le condujo a comisaría.
Los hechos ocurrieron en la localidad inglesa de Ipswich. El ladrón se declaró culpable de intento de robo, y se lamentó de la "mala suerte" que tuvo al elegir, entre todos los blancos posibles, el domicilio del agente que tan bien le conocía.
Este reincidente ladrón, fue condenado a tres años de prisión, y es que no escarmienta. Según publicaba el Daily Mirror, Harvey, con problemas de adicción con las drogas, es un delincuente tan habitual que ha pasado ya por los tribunales en 39 ocasiones. Cuando fue detenido por última vez acababa de cumplir, apenas dos semanas antes, 30 meses de prisión por otro robo. Esto es lo que se llama "meterse en la boca del lobo".

INTENTA SOBORNAR A LOS AGENTES PARA QUE NO LE MULTEN

Hace casi un mes la Policía Nacional detuvo a un hombre de 24 años que conducía sin carné, a gran velocidad, hablando por el móvil, sin cinturón de seguridad y triplicando la tasa de alcohol permitida. Por si todo esto era poco, intentó salir del apuro queriendo sobornar a los agentes con 150 euros para que se "olvidasen del tema".
Los hechos ocurrieron a las 4.30 horas del pasado 6 de junio en el distrito de "La Latina" de Madrid, donde una patrulla ciudadana observó las infracciones del citado conductor. Cuando los Policías se acercaron al vehículo comprobaron que el conductor presentaba evidentes síntomas de embriaguez, ya que desprendía un fuerte olor a alcohol, tenía los ojos enrojecidos y brillantes y el habla pastosa. Además, al tratar de bajar del vehículo perdió la verticalidad, ya que no podía mantenerse erguido.
Los agentes avisaron a la Policía Municipal para que le sometiese a una prueba de alcoholemia, momento en el que el conductor, que reconoció que había bebido varias copas, dijo a los agentes que les daba 150 euros a cambio de "olvidarse del tema", a la vez que mostraba un fajo de billetes. Los agentes le detuvieron y en dependencias policiales confirmaron que el hombre casi triplica el límite de alcohol permitido y que carecía de carné de conducir. El arrestado, Wilmar Alberto U.L., de 24 años y origen colombiano, está acusado de un delito de cohecho y otro contra la seguridad del tráfico. A aquello de "si bebes no conduzcas" habría que añadir "ni intentes sobornar a un agente".


UN LADRON TIENE QUE COMPRAR UN CHICLE PARA PODER ROBAR

Un ladrón armado tuvo que comprar un chicle de un dólar porque los empleados de la tienda que pretendía robar le explicaron que la única forma de abrir la caja era haciendo una compra.
Los empleados de la tienda Family Dollar vivieron momentos de tensión cuando tuvieron que explicarle al ladrón que les exigía revólver en mano que le abrieran la caja registradora, que no se podía abrir si no hacía una compra. El ladrón sacó un dólar de su bolsillo y compró un chicle. Entonces, cual cueva de Alí Babá, la caja se abrió y el atracador pudo coger todo el dinero incluido su dólar. Todos estos hechos fueron registrados por la cámara de seguridad del local, que fue testigo de tan singular robo.


UN FUNCIONARIO RUSO SE COME 35.000 RUBLOS

Para que luego digan que el dinero no da de comer. Un funcionario ruso se tuvo que comer 35.000 rublos al ser sorprendido cobrando un soborno.
El funcionario, responsable de la inspección de la seguridad contra incendios en la prefectura del distrito administrativo de Zelenograd (Moscú), aprovechó su posición para exigir el pago de un soborno a cambio de ocultar deficiencias, señaló la responsable del Comité de Instrucción, Victoria Záplenkova.
El pasado 22 de junio descubrió fallos en el transcurso de la inspección de dos edificios y exigió el pago de 35.000 rublos para no incluirlos en el acta, subrayó Záplenkova. Al día siguiente fue detenido cuando recibía la cantidad exigida en el cuarto de baño del edificio de la Dirección de los distritos de Sílino y Stároye Kriúkovo. Se comió siete billetes de 5.000 rublos cada uno delante de los agentes policiales.


POLICIAS ATACADOS CON LECHE MATERNA

Walter L. Davis III, sheriff del condado de Delaware en Estados Unidos, respondió a una denuncia por violencia doméstica. Un hombre en la escena le relató que su esposa de 30 años, Stephanie Robinette, se había emborrachado en una boda y estaba pegándole y que se había encerrado en un auto.

Cuando Davis y otros oficiales se acercaron al automóvil, la mujer se negó a cooperar. "Cuando se intentó remover a Robinette del vehículo ella dijo que era una madre dando el pecho y procedió a sacar su seno izquierdo para rociar a los agentes con leche materna", explicó el sheriff en su informe.
Finalmente lograron bajar a la señora del auto que enfrenta ahora cargos por violencia doméstica, asalto, obstrucción de la acción policial, resistencia al arresto y conducta desordenada. Esto no se puede tolerar, es un "atetado" contra la autoridad. Lo que no sabemos, es si a los polícias rociados con la lecha tuvieron que ponerle la vacuna "antitetánica".



http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

No hay comentarios: