sábado, 3 de marzo de 2012

ALGUNAS CURIOSIDADES SOBRE PERSONAJES FAMOSOS

Normalmente, a la gente famosa se le recuerda por lo que hicieron; ya sea por su vida artística, por sus investigaciones, por sus negocios, por sus "andanzas", o por su gobierno o reinado, si tenían poder. Lo que no es tan conocido son otras curiosidades de las vidas de estos famosos, y estas son las que hoy os traigo para que las conozcáis.


Durante su juventud, el astrónomo danés Tycho Brahe se batió en duelo con un compañero de estudios, que le cortó la nariz casi por completo. Brahe llevó una postiza durante el resto de su vida, fabricada en plata y oro.

En 1726, el escritor irlandés Jonathan Swift describía en su famosa obra Los viajes de Gulliver,“ dos estrellas menores o satélites, que giran alrededor de Marte”, incluso con sus proporciones y sus órbitas. Más de siglo y medio después, en 1877, las dos lunas de Marte, Fobos y Deimos, fueron descubiertas oficialmente por el astrónomo Asaph Hall.

Louise May Alcott, autora de Mujercitas, odiaba a los niños. Escribió su famosa obra sólo por dinero.

George Eastman, fundador de la empresa Kodak, odiaba que le hicieran fotografías.

Sigmund Freud era un fumador empedernido, que consumía entre quince y veinte puros al día. A los 67 años contrajo un cáncer de mandíbula, pero siguió fumando. En sus últimos 16 años de vida, fue intervenido 31 veces. Murió en 1939 cuando, su médico, a petición suyo, le inyectó una dosis fatal de morfina.

Leon Tolstoi reescribió Guerra y Paz siete veces.

El violinista Jean-Baptiste Lully fue el músico más destacado en la corte de Luis XIV de Francia. En 1687, mientras dirigía la orquesta de palacio, marcaba el compás en el suelo con un bastón –la batuta aún no se había inventado-. Durante la ejecución se hirió con la punto del bastón en un dedo, pero renunció a que los médicos lo examinaran. La herida se gangrenó, y acabó matándole.

Los Reyes Católicos no utilizaban el título de Reyes de España; lo consideraban pobre para describir la cantidad de reinos y señoríos bajo su mando. En vez de eso, conservaron en su título los nombres de todos esos reinos, costumbre que siguió vigente hasta 1668. Así, los despachos de los reyes de la Casa de Austria en el siglo XVII tenían el siguiente encabezamiento: “Don Felipe, por la gracia de Dios, rey de Castilla, de León, de Aragón, de las Dos Sicilias, de Jerusalén, de Portugal, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Sevilla, de Cerdeña, de Córdoba, de Córcega, de Murcia, de Jaén, de Los Algarves, de Algeciras, de Gibraltar, de las islas de Canarias, de las Indaos orientales y occidentales... “ etcétera.

El emir Abd-I-Rahmann II de Córdoba sólo hacía el amor con mujeres vírgenes. Nunca repetía el acto sexual con la misma mujer. Al subir al trono en el año 882, ordenó que se arrancaran todos los viñedos de su reino, para acabar con los borrachos. Pero sus consejeros le recomendaron que no lo hiciera, pues la gente se embriagaría con mosto de higo.

El lord inglés George Bryan, llamado Beau Brummell, rociaba sus botas con champán, para ablandar el cuero.

La noche anterior al domingo de Pascua de 1920, el fisiólogo austriaco Otto Loewi se despertó alterado de un sueño, con una idea que apuntó en un papel. Por la mañana fue incapaz de descifrar lo que había escrito. A la noche siguiente el sueño se repitió. De un salto, Loewi abandonó la cama y fue corriendo a su laboratorio para realizar un extraño y absurdo experimento con el nervio vago del corazón de varios ranas. Esa noche descubrió una sustancia de gran importancia en biología, el neurotransmisor acetilcolina.

El famoso Rey Sol, Luis XIV de Francia, sólo se bañó dos veces en su vida.

El salteador de caminos William Nevison, el jinete más rápido conocido, recorrió los 350 kilómetros que separan las ciudades británicas de York y Rochester en un sólo día, en una de sus estrepitosas huidas.

Uno de los misterios que envuelve a Leonardo da Vinci es cómo se las ingenió para ser un excelente y prolífico artista, arquitecto, escultor, inventor... Parece ser, como asegura el investigador Claudio Stampi, del Institute for Circadian Physiology de Boston, EE UU, que el secreto de su desbordada capacidad creativa proviene de la extraña forma en que dormía. Leonardo se echaba una cabezada de 15 minutos cada cuatro horas; es decir, dormía una hora y media al día.

La famosa frase atribuida a María Antonieta “que coman pasteles” es, con toda probabilidad, falsa. Se supone que la reina dijo esto cuando sus consejeros le informaron del hambre que pasaban sus súbditos, porque no tenían pan. Pero en realidad, la frase había circulado en Francia, como un chiste popular, durante muchos años antes de la Revolución Francesa.

En su juventud, Julio César cayó víctima de los piratas cilicios, que pidieron por él un rescate de 20 talentos. El César, indignado por el poco valor que los bandidos habían dado a su vida, subió la cifra a 50 talentos, dinero que su familia reunió con grandes dificultades. Una vez hecha la entrega, el César consiguió recuperar el dinero.

Si un copista transcribiera toda la obra de Mozart, emplearía 25 años, trabajando diez horas diarias.

El banquete del Toisón de Oro que se ofreció a Carlos V en Barcelona, en 1591, consistió en 72 platos, y duró dos días.

El norteamericano Robert Hagg se ha convertido en la primera persona en el mundo arrestada por contrabando de meteoritos. Hace unos meses, Hagg se hizo en Argentina con una roca galáctica de 37 toneladas, por la que pagó unos 4 millones de pesetas. Cuando se disponía a sacar del país el meteorito, fue detenido por la policía, y se le confiscó la mercancía.

Samuel Johnson, escritor inglés del siglo XVIII, era un obsesivo patológico que, al pasar por una puerta, se contorsionaba y retorcía como si realizara unos ritos gestuales; luego daba un salto a través del umbral, como si tratara de ganar una apuesta... Quien no le conocía se quedaba perplejo.

Al rey Ismail de Marruecos, que vivió en el siglo XVIII, se le atribuyen 1.056 hijos.



http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

No hay comentarios: