martes, 27 de marzo de 2012

RADIOGRAFIAS INCREIBLES

No manejar bien las herramientas puede llevarnos a casos como estos. Las imágenes corresponden a radiografías en las que algunos objetos punzantes se introdujeron en la cabeza o el cuerpo por accidente, así que l@s que seáis muy sensibles, tenedlo en cuenta.

En Chicago, Dante Autullo sin sentirlo disparó una puntilla en su cráneo al manipular un martillo eléctrico. Lo morboso del asunto es que publicó el mismo su foto en Facebook mientras era conducido en ambulancia al hospital.



Esta otra radiografía corresponde a Israel Mahir, un trabajador de la construcción, quien sobrevivió tras sufrir un accidente con un martillo eléctrico y clavarse todas estas puntillas. Fue atendido en el Providence Holy Cross Hospital de Los Ángeles, California, en 2004.



El protagonista de la siguiente radiografía no tuvo tanta suerte. En realidad, no fue un accidente, sino que fue asesinado de numerosos disparos de un martillo automático, al sur de Sídney, en noviembre de 2008. La foto corresponde al cráneo de Chen Liu, un ciudadano chino, y la facilitó la policía de New South Wales el 24 de abril de 2009.



La mujer de 29 años de esta radiografía también era china, pero tuvo más suerte que el anterior. También intentaron asesinarla sus abuelos cuando era una niña clavándole veintitrés agujas, y no para hacerle la acupuntura. Fue atendida en el Richland International Hospital en septiembre de 2007.



Los estadios pueden ser peligrosos para el público. Paul Robinson, de Kirkland (Washington), estaba el 8 de julio de 2006 en el estadio de los Yankees, en Nueva York, cuando se le vino encima un hombre que venía rodando por las gradas y le clavó un tornillo. La foto la proporcionó el Montefiore Medical Center de Nueva York.



Pero más grave fue lo de Pat Skinner, de Sidney, quien tuvo en su interior unas tijeras quirúrgicas de 17 centímetros tras una operación en el hospital St. George en 2001. El error fue descubierto apenas 18 meses después de la intervención.



Otra paciente a la que olvidaron un objeto después de operarla fue Anne. Después de quejarse de fuertes dolores tras seis meses de operarse, le hallaron unas pinzas quirúrgicas en el abdomen. Ocurrió el 13 de febrero de 2011 en Lyon, Francia.


http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

No hay comentarios: