lunes, 28 de mayo de 2012

¡NO ME DIGA DOCTOR!

Una frase que suele ser común cuando vamos al médico es la de "Dígame doctor", pero tratándose de unos chistes médicos de Forges, podemos esperarnos lo peor de estos galenos, de ahí que he querido titular este post como "¡No me diga doctor! Espero que os alegren el día un poco.

La obesidad suele ser un tema común con el que tienen que lidiar los médicos.




Cuando hay partes de nuestro cuerpo anormalmente grandes, es conveniente visitar a un cirujano, aunque siempre queda a elección del interesado.




También hay quien siempre está pensando que tiene algo, los conocidos como hipocondriacos, aunque a veces no les falta razón para creerlo.




Con los niños hay que tener mucha paciencia y saber manejarlos.


Otra cosa que va en contra de la calidad del servicio médico es la masificación, sobre todo si la doctora está de buen ver.


La sanidad también da cobertura a personas necesitadas.


Pero lo peor es cuando coinciden dos colegas en la consulta.



http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

No hay comentarios: