jueves, 27 de diciembre de 2012

PARA LLEGAR A LO MAS ALTO

A veces, cuando no alcanzamos a algún sitio para realizar un trabajo, usamos elementos auxiliares sin pararnos a pensar en lo precario de su seguridad. Si no sabéis de qué os estoy hablando, echad un vistazo a estos arriesgados trabajadores.

A falta de una escalera de dos hojas o una pared donde apoyarla, se puede solucionar con un compañero que sujete la escalera; pero, ¿hasta cuando?


Aunque sí tengamos una escalera de doble hoja y a alguien que nos la sujete, resulta arriesgado poner otra escalera encima para llegar al sitio en cuestión.


A veces hay que buscar la ayuda de más de una persona para sujetar arriesgadamente la escalera.


En ocasiones el trabajo se convierte en un laberinto de escaleras.


Cuando no hay escaleras, se pueden buscar otros elevadores auxiliares.


También puede valer el remolque de una camioneta levantándolo.


O por qué no, el cazo de una pala.


O el de una excavadora.


Siempre podemos echar mano del clásico andamio, aunque la construcción de éste, deja mucho que desear.


Y cualquier momento, se puede improvisar con lo que tengamos a mano.


http://severlasalreves-palindromos.blogspot.com/

No hay comentarios: